miércoles, 28 de julio de 2010

Lágrimas en la lluvia...¿con lisozimas?

Hoy no toca Blade Runner. Pero si has llegado hasta aquí atraído por el título de esta entrada, puedes retirarte o conocer cómo se descubrió la lisozima, una enzima presente en las lágrimas y en la saliva en donde actúa como una barrera natural frente a infecciones leves

La lisozima es una enzima (descubierta por Fleming en 1922) formada por 129 residuos de aminoácidos


Su descubrimiento, como otros muchos de la ciencia, es bastante interesante...y desconocido:

"Un día, en  1922, Alexander Fleming sufría un resfriado. Esto no era raro en Londres, pero Fleming era un hombre especial y sacó ventaja de su resfriado de una forma característica. Permitió que unas cuantas gotas de su moco nasal cayeran en un cultivo de materias en el que había estado trabajando y colocó la placa a un lado para ver lo que podría suceder. Imaginen su excitación cuando algún tiempo después descubrió que las bacterias cercanas a su moco se habían disuelto. Durante algún tiempo pensó que se había realizado su ambición de encontrar un antibiótico universal. En un brote de actividad rápidamente estableció que la acción antibacteriana del moco se debía a la presencia de una enzima; llamó a la sustancia lisozima por su capacidad de lisis, o disolución de las células bacterianas. Pronto descubrió la lisozima en muchos tejidos y secreciones del cuerpo humano, en plantas y de forma muy abundante en la clara de huevo. Por desgracia, Fleming encontró que la lisozima no es efectiva contra las bacterias más dañinas. Tendría que esperar siete años antes de que un experimento entrañablemente similar revelara la existencia de un antibiótico verdaderamente efectivo: la penicilina."

La anécdota anterior fue relatada por David C. Phillips en el libro "The Three-Dimensional Structures of a Enzime Molecule". Phillips utilizó los rayos X para descubrir la estructura tridimensional de la lisozima y el mecanismo de actuación de la misma y cómo el sustrato se acopla al punto activo de la enzima. Podemos verlo con más detalle aquí.

Al final, cómo no, volvemos a Blade Runner:
I've seen things you people wouldn't believe. Attack ships on fire off the shoulder of Orión. I've watched c-beams glitter in the dark near the Tannhäuser Gate. All those ... moments will be lost in time, like tears...in rain. Time to die.
                                                                                                       -Roy Batty-


¿Contenían lisozimas las lágrimas de los replicantes?...creo que nunca lo sabremos.

9 comentarios:

  1. No conocía la anécdota, muy ingeniosa la idea de Fleming. A veces las cosas más simples son las que te acaban dando mayores sorpresas; seguro que él pensó lo mismo.

    Seguro que no esperaba los resultados obtenidos... ¿o sí? Quizás ya llevaba una idea de lo que podría ocurrir, aunque no diera nada de ello por falta de pruebas. Las serendepias no son sólo suerte, se necesita el ingenio de un gran científico para saber interpretarlas bien.

    ResponderEliminar
  2. Si quieres saber si las lágrimas de los replicantes tienen lisozimas, pregúntaselo a Rick Deckard, que creo que tiene a su lado a una de ellos y las malas lenguas dicen que el propio Rick podría ser también podría formar parte del club, pero yo no lo creo, demasiado débil y enclenque.

    Sólo con los guiños a Blade Runner como la foto y el título algunos ya babeamos y caemos rendidos a tu post; buen simil, jaja!

    ResponderEliminar
  3. @Cendrero: Fleming fue una figura controvertida, mucho se ha dudado de su talento, pero los hechos son los hechos.

    @Alejandro: Deckard nunca fue un replicante, eso es un rumor propagado por él mismo para ir a Salsa Rosa o Tómbola o cómo leches se llame ahora ese programa. Ojalá Roy siguiera vivo para dale ahora estopa a este vendido al cutre-glamour....

    :-)

    ResponderEliminar
  4. Me gusta todo lo relacionado con el cuerpo humano. Es fascinante el descubrir cómo nuestro propio cuerpo se las ingenia para protegerse de los abundantes peligros que hay fuera de él. Todas las sustancias que rodean a nuestras partes del cuerpo que entran en contacto con el exterior cuentan con sotisficados sistemas de defensa, de lo contrario estaríamos casi siempre en peligro.

    Por desgracia no he visto Blade Runner, pero prometo hacerlo pronto antes de que me llamen la atención por dejar a un lado a semejante obra de culto.

    ¡¡Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. ¡como siempre, genial! Gracias por la info que nos traes

    ResponderEliminar
  6. Pese a la lisozima, parece que una mordedura humana tiene más infecciosidad que una de perro, pese a que los perros se comen las cacas.
    ¿la caca es antiséptica?
    ¿tendrá algo de relación lo de lamerse las heridas?

    Me encanta tu blog, ciencia en vena!!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos por pasar. Estoy ya en la playita, aislado de internet y con acceso esporádico a través del wifi de cualquier bareto o heladería que se me cruce...

    Antonio, tienes que ver Blade Runner en cuanto puedas.

    ResponderEliminar
  8. ¡Dani! Acabo de ver Blade Runner, al igual que Antonio yo tampoco la había visto nunca. Me quedo sin palabras, me ha encantado. Sencillamente, para mí esa película se ha ganado la eternidad en mi lista de favoritas :) Un ambiente super logrado (esa lluvia constante, la oscuridad, ese toque artificial...), reflexiones filosóficas (la reflexión final es abrumadora), ciencia ficción en estado puro. Gracias por descubrirme esta película, me he quedado impresionado con ella. A partir de ahora no quedaré como un ignorante cuando me hablen de los replicantes...

    ResponderEliminar
  9. Cendrero, ahora ya eres un replicante

    ;-)

    Qué ilusión ver Blade Runner por primera vez...te advierto que las siguientes visualizaciones son las mejores.

    ResponderEliminar