martes, 10 de abril de 2018

Mitología y ciencia #38 en Onda Regional




Los habituales de este programa de radio saben que los dioses y demás personajes mitológicos tenían unas vidas amorosas bastante agitadas. El caso de Helios, nuestro protagonista de hoy, no se queda atrás. Helios tuvo seis esposas y veintitrés hijos en total, donde destacan los siete que tuvo con la ninfa Rodo conocidos como los helíadas, unos astrólogos que representaban a cada día de la semana y gobernaron en la isla de Rodas. Aunque el vástago más famoso de Helios, y el que más dolores de cabeza le proporcionó a su paciente padre, fue Faetón. 

De lo anterior, y de la influencia en la ciencia, trata el último episodio de la sección de mitología y ciencia en Onda Regional de Murcia. 

Podéis escuchar el podcast (26/03/2018) pulsando en este link. Espero que lo disfrutéis. 

Salud.

jueves, 5 de abril de 2018

'Ese punto azul pálido' cumple ocho años




Ocho años, tantos como planetas existen en el Sistema Solar, con permiso de los plutonianos. A partir del año que viene habrá que comenzar con los planetas enanos. ;-)

Los últimos doce meses de EPAP han pasado como un suspiro pero la divulgación no ha parado. Charlas y conferencias en colegios e institutos, en el Cuarto Aniversario de ADCMurcia, Semana de la Ciencia de Murcia, Festival de Cine Fantástico de Elche, Desgranando Ciencia, Naukas Bilbao, Universidad de Alicante, Universidad de Murcia...

Artículos en el blog, en revistas, en la prensa (como este sobre pseudociencia en La Verdad), colaboraciones en libros (Manual de linternas, LyL, 2017), en Naukas, Cuaderno de Cultura Científica...

He seguido en Onda Regional contando historias de mitología y ciencia (todos los podcast están aquí), los amigos de Ad Absurdum me llamaron para presentar su último libro, la Biblioteca Regional de Murcia me encargó la coordinación del ciclo CIeNZA. Encuentros con la ciencia, una de las alegrías del año (¡mil gracias!) y mucho más.

Ah, y recibí un premio Tesla en Naukas Bilbao (noticia), quizá el momento más mágico de todo el año, por recibirlo delante de los dueños del blog; una historia que conté en el primer aniversario. ;-)


Y no me enrollo más. Seguiré por aquí, mientras pueda sacar tiempo para divulgar la ciencia, como he estado haciendo estos últimos años. Con libertad, pasión y compromiso. 



sábado, 31 de marzo de 2018

¿Café solo? ¿Cortado? No, con acrilamida [Otra historia de quimiofobia en California]



La noticia ha saltado hace un par de días. Un juez del estado norteamericano de California dictaminó esta semana que las empresas que venden café deberán incluir advertencias que indiquen que contienen una sustancia que podría causar cáncer. El conflicto judicial no es nuevo, sino que viene de 2010, donde la denuncia se dirigió directamente a empresas como Starbucks, por citar a la más conocida, que plantearon un recurso que ha aplazado la polémica durante años. Pero ahora se ha conocido la nueva sentencia que obliga a etiquetar el riesgo de contraer cáncer por el consumo de café.

¿De dónde viene esta aparente locura?

En primer lugar, de uno de los paraísos de la quimiofobia, entendida ésta no como una fobia sino más bien como el prejuicio o miedo irracional que existe contra las sustancias químicas o la química como ciencia. Y este paraíso no es otro que California, que aparte de sus estupendas playas y maravilloso clima tiene una norma legal, la Proposición 65 de 1986, que obliga a advertir la presencia de agentes cancerígenos o potencialmente cancerígenos, independientemente de si constituyen un riesgo (probabilidad de que ocurra un daño) e ignorando parámetros toxicológicos básicos de dosis-efecto o índices con sus márgenes de seguridad. Un ejemplo muy gráfico es este cartel que se tuvo que colocar en un parque Disneyland debido a que unos pocos elementos metálicos de algunas atracciones habían sido tratados en su día con pintura que contenía plomo.


California Proposition 65 | Fuente

Sobran las palabras. 

Y en segundo lugar, el café tostado contiene acrilamida, una sustancia química que se forma de forma natural en los los productos de alimentación que contienen almidón durante los procesos de fritura, horneado, asado o procesado industrial a  alta temperatura (más de 120 ºC) y baja humedad. 


Acrilamida | Fuente

El proceso químico principal que conduce a la generación de acrilamida se conoce como la reacción de Maillard que es la responsable del 'dorado' de los alimentos -que tanto nos gusta- porque afecta también a su sabor. La acrilamida se forma a partir de azúcares y aminoácidos como la asparagina, que están de forma natural presentes en gran variedad de alimentos y productos de consumo como las patatas, pan, café, galletas, galletas saladas, etc. La acrilamida nos ha acompañado desde hace mucho tiempo en la comida, en concreto, desde que descubrimos el fuego.



Infografías sobre la reacción de Maillard | Fuente

En el año 2015, la EFSA (European Food Safety Authority) publicó su primera evaluación completa del riesgo de la acrilamida en los alimentos. Se confirmaron evaluaciones anteriores en los que se concluía que la acrilamida presente en los alimentos procesados aumenta el riesgo de desarrollar cáncer para los consumidores de todos los grupos de edad. Es un hecho, con alguna discusión científica, pero que dada la contundencia de los informes debe considerarse y actuar conforme a él. Y la industria lo está haciendo. La acrilamida es genotóxica, daña directamente el ADN, y para este tipo de tóxicos no podemos establecer una dosis absolutamente segura, como tampoco podemos hacerlo con la radiación ultravioleta. ¿Debemos dejar de tomar el sol? ¿O de tomar café? 




No voy a aburriros detallando los estudios y metanálisis sobre la cantidad de acrilamida presente en el café, que los hay, y bastantes. Los dejo en el apartado final de fuentes y lecturas recomendadas por si alguien los quiere leer y comparar cantidades con niveles de riesgo. Estos estudios que dejan bastante claro que con las cantidades que podamos tomar al día de café la cantidad de acrilamida está muy por debajo de la que sería un riesgo potencial de incrementar el cáncer en animales de experimentación.

Pero volvamos a California. Parece ser, por lo que he leído, que uno de los argumentos del juez californiano es que «NO» se puede demostrar que la sustancia química acrilamida «NO» cause cáncer y por eso debe advertirse el efecto perjudicial en las cafeterías. Si esto no es un argumento falaz, aparte de quimiofóbico, que baje Sagan y lo vea. 

Y una reflexión final. Con este ejemplo de quimiofobia californiana, ¿estamos poniendo al mismo nivel el consumo de café, que por cierto tiene múltiples beneficios, al del tabaco? ¿Quién se beneficia de todo esto? Si empezamos a decir que todo es cancerígeno o tóxico, al final nada lo será.

Ahí lo dejo. 


Fuentes y lecturas recomendadas:
Here's Why Starbucks In California Will Have To Warn Customers That Coffee Might Cause Cancer. La noticia.
El cuadrilátero de la acrilamida, por @elbuhodelblog. Muy recomendable.
- Acrylamide.
- Scientific Opinion on Acrylamide in Food, por EFSA.
- Determinación de los niveles de acrilamida en el café, por Amaya Ortiz Barrero (NEIKER, 2004)
Paracelsus to parascience: the environmental cancer distraction, por Bruce Ames.
Studies of acrylamide level in coffee and coffee substitutes: influence of raw material and manufacturing conditions, Mojska (2013).
- Exposure to acrylamide and human cancer--a review and meta-analysis of epidemiologic studies, por Pellucchi et al (2011).
FDA Action Plan for Acrylamide in Food.
- Falacias gráficas explicadas gráficamente, por ARP. Para tenerlas a mano.
- ¡Estamos rodeados!, por un servidor.


NOTAEsta entrada participa en la LXVII edición del Carnaval de Química. Edición Holmio. Alojada en el recomendable blog descubrirlaquimica2, de @descubrequimica.





lunes, 26 de marzo de 2018

La influencia de la mitología en la ciencia (49ª Parte): Ida

[Nota inicial: Se puede consultar el resto de entregas de la serie sobre la influencia de la mitología en la ciencia desde este enlace]


Monte Ida, en Creta. El lugar donde nació Zeus | Fuente

La ninfa Ida, en la mitología griega, fue una de las hijas del rey Meliseo de Creta. Era hermana de Adrastea, Amaltea y Melisa. La titánide Rea les encomendó la crianza del pequeño dios Zeus, que permaneció escondido en una cueva de las montañas cretenses durante años, para evitar ser devorado por Cronos. Zeus se alimentó de miel de abeja y la leche de Amaltea.


El primer asteroide con satélite descubierto, un género de orquídeas y un fósil

(243) Ida es un satélite del cinturón de asteroides descubierto en 1884 por el astrónomo austriaco Johann Palisa (1848-1925) desde el Observatorio de Viena, al que llegó tras ser director del Observatorio de la Marina de Austria, que actualmente es el famoso Observatorio de Pula. Palisa era todo un caza-asteroides y se le otorga el descubrimiento de 122 en total, además de un cometa, el C/1879 Q1 [1].

En agosto de 1993, la sonda espacial Galileo realizó una serie de fotografías de Ida [2], que en ese momento fue el segundo asteroide en ser visitado por una misión espacial. El 17 de febrero de 1994, la astrofísica Ann P. Harch del JPL/NASA se encontraba revisando las imágenes de Galileo y observó un pequeño punto que finalmente se confirmaría como un satélite de Ida. Fue el primero en descubrirse y Harch, que también fue la salvadora de la misión NEAR Shoemaker, consiguió tener un asteroide con su nombre, el (9251) Harch [3].


Ida y su satélite Dáctilo | Fuente: NASA

El nombre de Ida fue propuesto por el cervecero y astrónomo aficionado Moriz Von Kuffner, y el de su satélite, descubierto casi un siglo después, recibió el nombre de Dáctilo por la Unión Astronómica Internacional (IAU). Los mitológicos dáctilos eran una especie de genios -mitad hombres, mitad espíritus- hijos de Rea, quien durante su parto había dejado clavada en la tierra las huellas de sus dedos desgarrados por el dolor (daktylos, dedo en griego).


Existe un género de orquídeas epífitas (las que no necesitan suelo para desarrollarse porque crecen en el tronco y ramas de otras plantas) originario de Sudamérica que reciben el nombre de Ida.


Ida jamesiorium originaria de Perú| Fuente

Hay 34 especies descritas de este género de plantas, donde destacan la Ida jamesiorium, la caribeña Ida barringtoniae o la Ida heynderycxii.


Y también se conoce como Ida a un extraordinario y polémico fósil de Darwinius masillae (un primate extinto) descubierto en el yacimiento de Messel (Alemania) en 1983, y que hace unos años se nos quiso vender como el eslabón perdido de los primates. En 2009 se presentó a bombo y platillo en Nueva York como «el ancestro más primitivo de los primates modernos», y por tanto, de los humanos. Sus descubridores, que publicaron el hallazgo en la prestigiosa revista Plos One, lo definieron como 'la octava maravilla del mundo' y el revuelo que causó llenó los periódicos de titulares con su imagen.


Fósil Ida | Fuente

Los recelos iniciales de parte de la comunidad científica por la atribución como eslabón perdido de los primates de este fósil de 47 millones de años de antigüedad se confirmaron pocos meses después, cuando los paleontólogos del equipo de Erik R. Seiffert lo tumbaron -sin piedad- en un artículo publicado en la revista Nature

Analizando las características de otro ejemplar fósil de unos 37 millones de años y comparándolo con primates vivos y extintos, llegaron a la conclusión de que Ida nunca pudo ser un antepasado de los primates superiores sino que se extinguió[4].  

En este caso el nombre de «Ida» no se le dio por inspiración mitológica, sino era el nombre de la hija de un paleontólogo noruego. Pero en todo caso, la historia es tan interesante que valga esto como excusa para contarla. 


Más información y referencias adicionales:
[1] Johann Palisa, the most successful visual discoverer of asteroids
[2] 243 Ida
[3] Hero astronomer who helped save spacecraft rewarded with celestial gift
[4] Convergent evolution of anthropoid-like adaptations in Eocene adapiform primates

jueves, 15 de marzo de 2018

Mitología y ciencia #37 en Onda Regional


Ya son 37 las entregas radiofónicas de la sección de mitología y ciencia en Onda Regional de Murcia. Esta semana fue el turno de los kobolds, unas criaturillas muy parecidas a los duendes que todos tenemos en mente y que eran conocidos porque se colaban en las casas cuando sus dueños no estaban para realizar las labores domésticas. 

Todo muy bonito, ¿verdad? Pues si quieres saber el final de esta historia y conocer la influencia de estos pequeños diablillos en la ciencia, puedes escucharla pulsando AQUÍ

Espero que os guste ;-)