jueves, 8 de julio de 2010

El rey toxicólogo

Mitrídates VI  conocido también como Mitrídates el Grande fue el último rey  del Ponto, desde el año 120 a.C hasta su muerte en el año 63 a.C.

De sus conocidas leyendas en torno a su figura y reinado, nos centramos hoy en las referentes a su faceta de toxicólogo aficionado

En la convulsa época de Mitrídates la eliminación de rivales y adversarios políticos mediante envenenamiento era casi un deporte nacional. El propio Mitrídates accedió al poder tras asesinar a su madre y a su hermano

Obsesionado por protegerse frente a posibles envenenamientos el rey toxicólogo parece ser que probaba los efectos de los tóxicos conocidos de la época en esclavos y prisioneros de guerra, e incluso consigo mismo en pequeñísimas dosis que iba inoculándose regularmente. De ahí el origen del nombre del concepto denominado mitridatismo y relacionado con el fenómeno fisiológico de la tolerancia.

En su búsqueda de un antídoto universal que lo salvara de cualquier ataque tóxico, a Mitrídates se le atribuye la invención del mitridato, un brebaje compuesto de sustancias diversas que el enciclopedista romano Aulio Cornelio Celso describió en su obra "De Medicina" (año 30 d.C) como:

"Contiene balsamita 1,66 gramos, cálamo 20 gramos, hypericum, goma arábiga, sagapenum, zumo de acacia, iris ilirio, cardamomo, 8 gramos de cada uno; anís 12 gramos, nardo galico (Valeriana), raíz de genciana y hojas secas de rosa, 16 gramos de cada uno, gotas de amapola y perejil, 17 gramos de cada uno, casia, saxifraga, cizaña, pimienta larga, 20.66 gramos de cada, estoraque (resina de liquidambar) 21 gramos; castóreo, olíbano, jugo de Cytinus hypocistis, mirra y opopónaco, 24 gramos de cada; hojas de Malabathrum, 24 gramos; flor de junco redondo, resina de trementina, gálbano, semillas de zanahoria de Creta, 24,66 gramos de cada; nardo y bálsamo de la Meca, 25 gramos de cada; bolsa de pastor, 25 gramos; raíz de ruibarbo, 28 gramos; azafrán, jengibre, canela, 29 gramos de cada. Todo esto se macera y se vierte en miel. Contra el envenenamiento, una porción del tamaño de una almendra se disuelve en vino. En otras afecciones, una cantidad del tamaño de una judía es suficiente"

Una lista de ingredientes bastante extensa. 

La efectividad del mitridato como antídoto la puso en duda incluso Plinio el Viejo, quién se refirió a este "antídoto" de la siguiente manera en su clásica obra "Naturalis Historiae":

 "El mitridato está compuesto de cincuenta y cuatro ingredientes, sin que dos de ellos tengan el mismo peso, mientras alguno es prescrito en la sesentava parte de un denario. ¿Cual de los dioses, en verdad, marcó estas proporciones absurdas? Es simplemente una ostentosa muestra de arte, y una fanfarronería de la ciencia."

En latin suena hasta más convincente: podemos leerlo aquí en los apartados 24-25.

Al final, el rey toxicólogo murió de forma paradójica. Según Apiano en su Historia romana (XVI,111), tras ser derrotado por Pompeyo, Mitrídates VI para no ser apresado por los romanos, intentó suicidarse ingiriendo un veneno que llevaba siempre escondido junto a su espada. Pero al estar inmunizado y no llevar la suficiente dosis, tuvo que recurrir a uno de sus oficiales para que lo matara con su espada.



Para finalizar la historia de este personaje histórico y su relación con la "ciencia de los venenos", terminamos con Mozart. Sí, con Wolfgang Amadeus Mozart, que con 14 añitos compuso la ópera Mitridate, re di Ponto

Subimos el volumen y pulsamos play. No todo va a ser rock progresivo o metalero en este blog. Hasta la próxima.








Más información:

http://es.wikipedia.org/wiki/Mitr%C3%ADdates_VI
http://masabadell.wordpress.com/2008/12/22/mitridatizacion/
http://es.wikipedia.org/wiki/Tolerancia_%28medicina%29
http://es.wikipedia.org/wiki/Naturalis_Histori%C3%A6
http://penelope.uchicago.edu/Thayer/E/Roman/Texts/Pliny_the_Elder/home.html

8 comentarios:

  1. salvo los melómanos entusiastas, las operas si no sabes lo que dicen es un coñazo. Eso si, tienen fragmentos muy bonitos que han pasado a la historia, pero una hora de opera para mi es duro. Vaya con Mozart, desconocía esa obra ni su referéncia histórica!!!

    Vaya trolero, paranoico, el perverso Mitrídates VI este!!!

    ResponderEliminar
  2. Mató a su madre y a su hermano para subir al poder... Pues, si no me equivoco, subió al poder con 20 años, ergo mató a su familia con sólo esa edad, ¡menudas tácticas que usaba para ser tan joven, se nota que le gustaba eso del asesinato! Increíble lo que hacen las ansias de poder...

    Y según leo en la Wiki, tuvo compasión y no mató a su hermana... ¡sólo se casó con ella! Y sin embargo, parece que sus descubrimientos estaban muy bien elaborados, tenía pasión por la química.

    Como siempre, una historia de lo más interesante. Y lo mismo digo de Mozart, una belleza increíble con una curiosa historia de trasfondo.

    ResponderEliminar
  3. De mi natural crítico constructivo:

    1. No sabía yo que usasen gramos en Roma.

    2. Aut Plinius Secundus aut Cornelius Celsus. O uno u otro. Porque si Celso dice que " hypericum, goma arábiga, sagapenum, zumo de acacia, iris ilirio, cardamomo, 8 gramos de cada uno", Plinio que "sin que dos de ellos tengan el mismo peso"; Celso enumera 36 ingredientes, Plinio dice que son 54.

    Interesante.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. @Alejandro: las óperas se disfrutan igual que otros tipos de música aunque no entendamos lo que digan ;-)

    @Cendrero: ya ves con 20 añitos y sin contemplaciones para acceder al poder. Sobre Mozart, pues qué más se puede decir de ese genio. ¿qué hubiera pasado si en vez de a la música se hubiera dedicado a las matemáticas, por poner un ejemplo?.

    @César: al final me vas a obligar a comprarme la Enciclopedia Britannica :-D, vaya cagada de la wikipedia (y de un servidor, por no darse cuenta)...

    http://es.wikipedia.org/wiki/Mitridato

    imagino (es un suponer) que se ha hecho una traslación de unidades, no lo sé; lo que no habían efectivamente eran gramos, como tales, en Roma. Y eso que la serie "Roma" de la HBO me lo dejó muy clarito.

    El baile de cifras entre Plinio y Celso lo conocía pero no me he parado mucho en él, imagino que ninguno tenía la composición exacta del supuesto antídoto de Mitrídates, seguramente guardaba ingredientes secretos como la coca-cola.

    Muchas gracias por construir criticas tan agudas, César.

    Y a todos, gracias por pasar y comentar.

    ResponderEliminar
  5. Entonces su obsesión por los venenos y la manía de ir probándolos le dotaron de cierta inmunidad con el paso del tiempo hasta tal punto de que su intento de suicidio fracasó, es una historia muy curiosa Dani.

    A mí siempre me ha llamado mucho la atención la fama que tenían antiguamente los venenos, si cogemos cualquier libro de historia veremos a muchos personajes que los usaron para eliminar a sus adversarios. Veo normal que algunos tuviesen auténtico pánico y usaran a otros para probarlos en su lugar, no me gustaría estar en su piel ;)

    ResponderEliminar
  6. para cuándo una de saturnismo, Goya, hijos devorados, plomo, quintas con pinturas negras en las paredes...

    ResponderEliminar
  7. Pronto, afuncional, pronto. Empecé con mercurio, primer planeta, me salté venus, seguí con un silicato (la tierra es prácticamente eso),un paréntesis real, y llegaré a saturno pronto. ¿hablamos de planetas o de toxicología?. ;-D Muchas gracias por dejar tu comentario

    ResponderEliminar
  8.   La expresión griega toxicòn phármacon significaba literalmente 'veneno (phármacon) para flechas (toxicòn)', pues existía la costumbre entre muchos pueblos de la antigüedad de untar con veneno las puntas de las flechas para que su efecto fuera aún más letal. Toxicòn es un derivado de tóxon, 'arco, flecha'. Curiosamente, en latín vulgar toxicu(m), de donde sale directamente la palabra española, no pasó a significar 'flecha', sino 'veneno', término que llegó al castellano como tósigo 'veneno' y que hoy está en desuso. La forma culta tóxico entró en el siglo XVI, pero no se impuso hasta el XIX. Hoy, aunque en sus orígenes fue un sustantivo, se emplea casi exclusivamente como adjetivo.

       Por último, es muy interesante ver cómo phármacon significaba en griego tanto 'medicamento' como 'veneno'.
    © Espasa Calpe, S.A.

    ResponderEliminar