jueves, 14 de julio de 2022

'El peligro de estar cuerda', de Rosa Montero [Reseña]



El libro de una vida, la de Rosa Montero. 

O más que EL libro, deberíamos decir LOS libros. Porque hay más de uno en él. Ya en las primeras páginas de este ensayo sentiremos un cosquilleo en la piel, notaremos que estamos delante de algo distinto, muy especial. De una vida convertida en palabras, de fuegos artificiales para nuestro encéfalo, lanzados directos hacia el área 55b.

El peligro de estar cuerda es una cascada poliédrica de obras: de biografías, con referencias a personajes fascinantes de la literatura universal (una miríada de autoras y autores) y también un análisis muy bien documentado y explicado mediante el enfoque de la neurociencia (a destacar Eric Kandel y Mara Dierssen). Hay psicología, poesía, emoción, vitalidad y un intrigante hilo conductor con un final sorprendente. 

No quisiera desvelar mucho más sobre esta magistral e inclasificable obra, que de principio a fin me ha atrapado como pocas veces me ha ocurrido. La experiencia de ir encajando piezas en un puzle vertiginoso, tan íntimo y explosivo, exige el comburente de la discreción. 

Solo diré que, a nivel personal, me ha reconciliado de alguna manera con mi propia escritura, la del aficionado que soy y seguiré siendo. Porque en esa cascada de datos, de emociones, en ese prisma brillante, con sus vértices y aristas, en esa multitud de libros en uno..., me he visto reflejado durante muchos momentos en el espejo de un cristal ortorrómbico. Y eso no tiene precio. 

Os recomiendo de todo corazón esta delicia literaria, con todas sus «capas» de creación y locura. 

Gracias, Rosa.

BONUS: Tuve el inmenso privilegio de charlar con Rosa en diciembre del año pasado, dentro del ciclo CIENZAFICCIÓN de la Biblioteca Regional de Murcia. Recogí a Rosita (ella deja que la llame así) con mi coche en la estación de Albacete —a la que por aquí llamamos Murcia-Norte—, tuvimos un trepidante viaje contrarreloj sorteando una atascada autovía de entrada a la ciudad, pero llegamos a tiempo. Con los niveles de cortisol a la altura del telescopio James Webb, pero con ganas de darlo todo. Y aquí está el resultado: 

5 comentarios:

  1. ¡¡Qué gran noche la de aquel día!! Recién terminado el 'artefacto' de Rosa. Muy de acuerdo a todo lo que dices en el post. Una delicia que he disfrutado aún más tras aquella fantástica cena en El amarre ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inolvidable. Menuda tormenta de anécdotas, risas y lista de series, jajaja
      Abrazo chillao!

      Eliminar
  2. Daniel, eres maravilloso. Tu reseña es una belleza absoluta. Me la voy a enmarcar jajaja. En serio, qué regalazo. Y qué maravilla aquella noche con Vicente. Hay que repetir. Millón de besos

    ResponderEliminar
  3. El anterior comentario, que sale como anónimo, en el que digo que eres maravilloso, es mío, y soy Rosa Montero 😅

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Eres genial, Rosa. Tenemos que volver a traerte a Murcia y llevarte de ruta científica por nuestras calles, que no todo es la tabla periódica más grande del mundo. ;)
      Mil besos

      Eliminar