sábado, 22 de octubre de 2011

Gilbert Lewis: 35 nominaciones al premio Nobel

Fuente: Naomi Cayne 
Gilbert Newton Lewis (1875-1946) fue un químico estadounidense famoso por el modelo del átomo cúbico y por promover el desarrollo de la termodinámica en la aplicación de sus leyes a sistemas químicos reales, entre otros muchos logros. No obstante, pese a la extensión e importancia de sus investigaciones y estar nominado en 35 ocasiones, Lewis nunca obtuvo el premio Nobel.

La vida de Lewis fue bastante agitada. Nació en Weymouth (Massachusetts) pero creció en Nebraska hasta que fue admitido en la universidad de Harvard, donde se doctoró en 1898. Tras un año como posdoctorado se desplazó a Alemania para trabajar con los ilustres químicos Walther Nernst en Gotinga y Wilhelm Ostwald en Leizpig. La relación con este último fue tan lamentable para Lewis que al final le forzó a regresar a los pocos meses a Harvard para ocupar un puesto académico. A los tres años y agobiado de nuevo partió hacia las recién conquistadas Islas Filipinas, aceptando un puesto para el gobierno americano como superintendente de pesos y medidas en el Bureau of Science, llevándose consigo un único libro, la Química teórica de Nernst con el fin obsesivo de publicar los errores que pudiera descubrir en el mismo.


Tras un año en Filipinas, Lewis volvió al Instituto Tecnológico de Masachussetts (MIT) hasta que aceptó en 1912 un puesto como profesor en la universidad de California (Berkeley), convirtiendo al departamento de química en uno de los mejores del mundo durante el tiempo en el que él estuvo allí. 


Pese a sus éxitos científicos, Lewis nunca obtuvo un premio Nobel. Méritos no le faltaron: describió la distribución de los pares de electrones entre los átomos (enlace covalente), introdujo la conocida notación que lleva su nombre, revolució el paradigma que existía hasta entonces sobre ácidos y bases, acuñó el término fotón, aisló la primera muestra de agua pesada mediante electrolisis, explicó la fosforescencia y está considerado como uno de los fundadores de la termodinámica química moderna.



Tras años de rivalidades con Irving Langmuir (premio Nobel en 1932), resentido al ver como uno de sus pupilos, Harold Urey, obtenía también el premio Nobel en 1934 por el trabajo en el que habían participado los dos y viendo como la mayoría de los químicos que él había formado pasaban a formar parte del proyecto Manhattan, Lewis pasó sus últimos años aislado en su laboratorio y hundido en la nostalgia, escribiendo una melancólica novela sobre un soldado.


En 1946, un estudiante de la universidad de Berkeley encontró el cuerpo sin vida de Gilbert Lewis en su mesa de laboratorio. El médico forense estableció que la causa de su muerte fue un ataque al corazón, Lewis era un fumador empedernido, pero lo cierto es que en el laboratorio se respiraba un ambiente que recordaba a las almendras amargas, un característico olor que delata la presencia de cianuro. Lewis utilizaba el cianuro de hidrógeno en sus investigaciones, pero siempre quedó la duda sobre si en realidad su muerte fue un suicidio. Al parecer ese mismo día Lewis había almorzado con el laureado Irving Langmuir, su rival durante años, convertido ahora en un personaje carismático de gran éxito por su participación en el proyecto Manhattan y que venía a su universidad a recoger un premio. Los testigos de aquel día relatan que Lewis regresó del almuerzo muy malhumorado, jugó al brigde con sus colegas, y se retiró a su laboratorio. Fue la última vez que se vió con vida a uno de los mejores químicos de la historia de la ciencia.


NOTA: Esta entrada participa en la VIII edición del Carnaval de Química que se celebra durante este mes en el blog Caja de Ciencia (Science box)       
                   ______________
Fuentes:
Wikipedia: Gilbert N. Lewis
Experientia docet. Químicos modernos: Los átomos cúbicos de Lewis
La cuchara menguante. Autor: Sam Kean

Cathedrals of Science: The personalities and rivalries that made modern chemistry. Autor: Patrick Coffey.

11 comentarios:

  1. Sí, a mí también me parece exagerado el dato de las 35 nominaciones de Lewis, pero lo he leído en varios sitios:

    http://www.eoht.info/page/Nobel+Prize+winners+in+thermodynamics
    http://web.mit.edu/invent/iow/lewis.html
    http://en.wikipedia.org/wiki/Gilbert_N._Lewis

    Si alguien tiene más información... ya sabe ;-)

    ResponderEliminar
  2. 35 no es nada. Arnold Sommerfeld fue propuesto 81 veces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que 81 nominaciones para premio nobel es algo bastante exagerado. Añádale los años de su formación y ya estamos sobrepasando los 100 años. De ser cierto lo que me dices es una pasada. Saludos Issa Katime

      Eliminar
  3. @César: Una pasada.

    Gracias por el dato ;-)

    ResponderEliminar
  4. Que increible! Obviamente conocia a este gran cientifico y la mayor parte de sus logros en el campo de la quimica, pero desconocia esa vida que tuvo. Incluso podria hacerse una pelicula sobre el.

    ResponderEliminar
  5. @Alfonso: Si el cine hiciera más películas sobre la vida de científicos, las cosas nos irían mejor :-)

    Muchas gracias por pasar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Me parece que no es el único en sufrir esta decepción...porque hay mucha envidia entre los científicos, sólo algunos son notados, y los demás, que son la mayoría, trabajan calladamente, recopilan datos, los analizan, sacan conclusiones, y se las entregan en bandeja al próximo Nobel...

    ResponderEliminar
  7. Pues si Gabriela, y si no que se lo digan a la pobre Rosalind Franklin

    un articulo genial Dani, como siempre

    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. @gabriela: Cierto y como dice @cienciadifusa, el caso de Rosalind fue un ejemplo.

    @cienciadifusa: Gracias :))

    ResponderEliminar
  9. Me temo que esto pasa con más frecuencia de la que debiera en todos los campos de la vida.
    Mientras hay Ana Rosas Quintanas presentando libros hechos por "negros", hay gente dejándose los cuernos para que se reconozca su trabajo.

    Desde que Arafat, Obama y otros muchos del estilo, han conseguido el Nobel, este premio se ha desmitificado. Por lo menos para mí.

    Jaleante.

    ResponderEliminar
  10. Si pudieran más información y más clara nos ayudarían mucho

    ResponderEliminar