lunes, 27 de febrero de 2012

Reacciones químicas [Extracto del libro 'Química imaginada' de Roald Hoffmann]


«Reacciones químicas. Regresamos a la parte de la definición de química que ha sobrevivido desde tiempos medievales hasta ahora: la química es cambio. Mientras los átomos en una molécula mantienen su asociación unos con otros, la aplicación de energía: calor, luz, electricidad, puede inducir cambios. A partir de colisiones en aquella bulliciosa pista de baile, emergen reagrupamientos, nuevas asociaciones de átomos, nuevas moléculas (...)

¿Cuál es el mecanismo de reacción, la secuencia de reacciones elementales que, tomadas en conjunto, forman el proceso que observamos?

Sture Forsén, químico sueco, ha escrito:
El problema que enfrentan los científicos se ha comparado con el de un espectador de una versión muy abreviada de un drama clásico, Hamlet, digamos, donde él o ella presencia únicamente las escenas del primer acto y la última escena del final. Los personajes principales son presentados, luego la cortina cae para cambiar el escenario y cuando se levanta, vemos en el piso del escenario una gran cantidad de cadáveres y unos cuantos sobrevivientes. No es una tarea fácil, para aquel que no tiene experiencia, descifrar lo que ocurrió en medio.
(...)
Hay formas de conocer las entrañas sin verlas. Los químicos son buenos en esto.»

Fuente: Química imaginada, un texto de ensayos y poemas del Nobel de Química Roald Hoffmann
____
NOTA: Esta entrada participa en la XII Edición del Carnaval de la Química que organiza este mes el blog  Historias con mucha química (como todas). 

4 comentarios:

  1. Para mí la química, románticamente hablando, es magia. ¿Quién no se asombra o le parece brujería una reacción reloj, por ejemplo?

    ResponderEliminar
  2. Queridos lectores de EPAP, volveré a la carga con nuevos -y originales- artículos en breve. De momento me estoy recargando leyendo libros como este de Hoffmann. Todo un descubrimiento.

    Gracias por seguir ahí :-)

    ResponderEliminar
  3. Todavía recuerdo en una práctica universitaria en la que consistía en mezclar unos compuestos y teníamos que apuntar a que temperatura y en cuanto tiempo había cambiado de color. Concretamente del color transparente del agua lo cambiamos al violeta y luego, al rojizo. Para los que no conocemos el mundo de la química, algo tan simple como eso nos parece espectacular y como bien dice Jbros: Es magia.

    Lo único feo era limpiar las pipetas etc etc.. eso si que era aburrido. xD

    ResponderEliminar