martes, 20 de junio de 2017

Los riesgos de las pseudociencias, a debate [Artículos de opinión en el periódico La Verdad]


El pasado domingo 18 de junio el periódico La Verdad de Murcia publicaba en su edición impresa un excelente reportaje titulado De vuelta a la cuevafirmado por el periodista especializado en sanidad y política social Javier Pérez Parra. Un artículo directo y sin equidistancias sobre el auge de las pseudociencias y pseudoterapias, del que os recomiendo su lectura.

Unos días antes, y sin haber leído este reportaje, me pidieron desde el periódico que si podía escribir un artículo de opinión sobre las pseudociencias en general y sus riesgos. Acepté encantado, cómo no.

El resultado lo tenéis a continuación. Como se puede comprobar, mi compañero de opinión es mi más que admirado divulgador y coordinador de la Unidad de Cultura Científica de la UMU Jose López Nicolás, cuya columna es para enmarcarla. Nadie como Jose con la valentía para azotar a la anticiencia, nadie como él para agitar las conciencias y decir las verdades a la cara. ¡Basta ya! Algo que lleva haciendo sin descanso los últimos años de forma pública. Gracias de nuevo. 

Espero que os guste también mi artículo, con un enfoque distinto pero complementario. 800 palabras dan para lo que dan.

Salud, nunca mejor dicho.


Clic en la imagen para ampliar


Actualización: Parece que no se ve bien la imagen. El artículo de Jose lo podéis leer aquí y el mío os lo transcribo a continuación:

«Las hay clásicas como la astrología, la ufología, el espiritismo, la telepatía, la videncia, el reiki o la homeopatía; de moda, como la terapia con ventosas (cupping), la dieta alcalina o la bioneuroemoción; surrealistas como la orinoterapia, cuyo nombre ya lo dice todo o incluso están las que afirman alegremente y sin fundamento que las vacunas causan autismo, olvidando que quizá, junto con la cloración del agua de consumo y los antibióticos, la vacunación sea uno de los inventos que más vidas ha salvado en la historia de la humanidad.
Pero todas comparten una denominación común: son las llamadas pseudociencias, o pseudoterapias cuando se postulan como alternativa a la medicina convencional. Se trata de conjuntos de creencias o tratamientos que se presentan con la intención de parecer científicos pero que en la realidad carecen de evidencia contrastable y no siguen el método científico. Realizan afirmaciones que pretenden producir conocimiento científico pero sin cumplir con las características asociadas con la ciencia y su metodología.

Somos crédulos por naturaleza. Desde la infancia aceptamos las advertencias que nos hacen nuestros padres o maestros sin cuestionar directamente la validez de las mismas. Si nos dicen que meter los dedos en un enchufe o comernos cualquier seta del campo es peligroso, nos lo creemos y no se nos ocurre aplicar la experimentación directa para comprobarlo. Nuestros ancestros del Paleolítico tenían más probabilidades de sobrevivir si estaban convencidos de que estaban expuestos a un peligro pese a que sus sentidos no lo detectaran. A lo largo de la evolución humana las creencias han permanecido como algo vital para la supervivencia, lo que nos ha dejado de forma residual y a nivel adaptativo un terreno fértil para el surgimiento de las pseudociencias. Siempre hemos sido presas fáciles.

La ciencia adquiere sus conocimientos siguiendo los pasos del método científico, que, en resumen podemos definirlo como aquel que se basa en la observación o detección de un fenómeno, su medición, la recopilación de datos y la repetición del experimento de forma independiente. Con los datos obtenidos se establece una hipótesis cuya validez se confirma o se rechaza de acuerdo a su capacidad de predecir los resultados de nuevos experimentos. Es la forma más objetiva que tenemos de conocer la realidad y en el que confiamos cada vez que cogemos un avión o abrimos una lata de conservas sin miedo a morir intoxicados. Y por el contrario, las pseudociencias basan su doctrina en anécdotas, evidencias imposibles de verificar, testimonios aislados sin ninguna fundamentación o ideas delirantes que contradicen las leyes de la química. Todas con el denominador común de ir siempre dirigidas a las emociones y la promesa de proporcionarnos algún beneficio físico o de complacencia espiritual, que no podemos adquirir por los medios convencionales.

Cuentan que el rey Ptolomeo I, angustiado por las dificultades que sufría al iniciarse en las Matemáticas, le preguntó al gran Euclides si no había otra forma más rápida de aprender Geometría que no fuera el estudio profundo de los trece volúmenes de sus Elementos. Y el sabio Euclides le respondió: «Majestad, no hay atajos reales para la Geometría».

Las pseudociencias nos prometen «atajos» para curarnos de enfermedades sin sufrir largos o duros tratamientos, para mejorar el rendimiento intelectual o deportivo con poco esfuerzo, para cambiar nuestro destino escrito en los cielos o en la palma de la mano, nos quieren hacer sentir especiales. En definitiva, nos ofrecen el camino corto y fácil para resolver nuestros pequeños o grandes problemas cotidianos, aprovechándose en algunas ocasiones de la desesperación y el sufrimiento.

Las afirmaciones extraordinarias de las pseudociencias requieren pruebas extraordinarias, parafraseando la famosa máxima atribuida al filósofo escocés David Hume y que popularizó doscientos años después el científico y divulgador Carl Sagan. Cuanto más extraña y asombrosa sea una afirmación o promesa, más contundente y evidente tiene que ser la prueba y no vale el mero testimonio o igualar el efecto placebo. Hay que convencer con pruebas.
Donde las pseudociencias producen el mayor daño es el ámbito de la salud. Es cierto que muchas de ellas no tienen efectos secundarios -porque no los tienen primarios- y los casos de enfermos que abandonan un tratamiento convencional por otro alternativo con el resultado de su muerte son por desgracia cada vez más frecuentes.

En las últimas semanas hemos leído que la Organización Médica Colegial de España ha denunciado un centenar de webs a la Fiscalía General del Estado por promover falsas terapias, la Real Academia Nacional de Farmacia se ha pronunciado tajantemente (¡ya era hora!) sobre la ineficacia y el riesgo de la homeopatía, el reiki ha sido expulsado de los hospitales públicos por la Consejería de Sanidad de Madrid… Parece que algo se está moviendo pero queda mucho trabajo por hacer.

Cuestiónese todo, pida pruebas, y no crea en los «atajos». El mundo real no funciona así.»

jueves, 15 de junio de 2017

Mitología y ciencia #15 en Onda Regional de Murcia



Esta semana la protagonista de mi sección de mitología y ciencia en Onda Regional de Murcia ha sido Átropos. Estuvimos hablando Marta y yo de la temible diosa de las tijeras, la belladona, Ambrose Bierce, la atropina, serpientes, una mariposa (ver imagen del post) y un asteroide. Espero que os guste :-)

El programa (12/06/2017) se puede escuchar aquí.

domingo, 4 de junio de 2017

La tabla periódica de los elementos [Historia, Alquimia, Podcast y mucho más]


Hay links para guardarlos en favoritos y links para guardarlos en FAVORITOS. Y luego está ESTE link.

Advertencia: Si te gusta la química tienes por delante horas de gozo absoluto con la historia de los elementos, los podcast, vídeos y mucho más. Espero que os guste :-)

FUENTE: Royal Society of Chemistry


lunes, 29 de mayo de 2017

Mitología y ciencia #14 en Onda Regional de Murcia



Nueva entrega radiofónica del repaso a los mitos y su influencia en la ciencia en Onda Regional de Murcia. Turno para la diosa romana Ceres, origen del nombre de un planeta enano y un elemento químico. Espero que os guste.

Podéis escucharlo (29/05/2017) desde este enlace.

jueves, 25 de mayo de 2017

Mitología y ciencia #13 en Onda Regional de Murcia


Como cada dos semanas, este lunes estuve en Onda Regional de Murcia con Marta Ferrero hablando del titán Prometeo y su relación con la ciencia. Una relación bastante extensa, por cierto. De hecho, creo que bate un récord en cuanto a número de referencias, siete en total. Terminamos el programa con un poco de literatura relacionada con este mito tan inspirador. Espero que os guste. :-)

Podéis escuchar mi intervención (22/05/2017) desde este enlace. 

domingo, 21 de mayo de 2017

El mapa de la química [Vídeo]



Preparaos para ver un resumen, en forma de animación y subtitulado en inglés, de la disciplina de la Química y su importancia en nuestra sociedad, en apenas doce minutos. Muy didáctico y currado. Espero que os guste tanto como a mí. 



También hay uno de la Física y de las Matemáticas. Que lo disfrutéis. :-)

NOTA: Esta entrada participa en la LXIV edición del Carnaval de Química, alojada en el recomendable blog «Ciencia Química en el siglo XXI» del gran @QXXI_justoginer

martes, 16 de mayo de 2017

La escala del universo [Vídeo]

En los sonrojantes albores de este blog, en abril de 2010, publiqué una entrada titulada Finitudes, perspectiva y potencias de diez, con tres vídeos de esos tan inspiradores que nos colocan en nuestro sitio y nos dan una lección de humildad.

Recientemente he encontrado otro vídeo, que bien pudiera sustituir a los anteriores, y que procedo a compartir con vosotros. Recordad: luces apagadas, pantalla grande y música gloriosa (la que más os guste o la que viene en el vídeo).




Fuente: La ciencia y sus demonios.

Historia absurda de España [Reseña del libro de Ad Absurdum para El Buscalibros]

Fuente

«Con el subtítulo De Granada ’92 a Barcelona ’92, los chicos de Ad Absurdum perpetran un original libro de texto de historia. Sí, un libro de texto, porque Historia absurda de España es ante todo un libro que bien podría  -y debería -tenerse por lectura obligada en las aulas de nuestro país. Alejado del discurso simplista, de la hagiografía o de los aburridos manuales cronológicos con los que hemos estudiado...»

[Sigue leyendo en El Buscalibros]

domingo, 14 de mayo de 2017

La influencia de la mitología en la ciencia (46 Parte): Epimeteo

[Nota inicial: Se puede consultar el resto de entregas de la serie sobre la influencia de la mitología en la ciencia desde este enlace]


Pandora y Epimeteo en pleno acto de pasión.
El voyerista es Pan. | Fuente

Epimeteo (en griego antiguo «el que reflexiona o llega más tarde») era en la mitología griega uno de los hijos del titán Jápeto y de la oceánice Clímene, siendo más conocido por ser hermano de Prometeo.

Y fue Prometeo quién desafió al poderoso Zeus y entregó el fuego a los mortales. En castigo a tal afrenta, Zeus mandó a Hefesto que moldeara en arcilla a Pandora, una bella y curiosa criatura a quién la diosa Atenea le insufló la vida. Fue Hermes, el astuto mensajero, el que siguiendo las instrucciones de la venganza de su padre Zeus preparó todo para que Epimeteo se casara con Pandora, pese a las advertencias previas de su hermano Prometeo.

En cuanto Pandora se instaló en el mundo de los mortales, abrió la tapadera de una vasija que traía con ella como regalo de bodas y esparció por el mundo enfermedades y castigos que antes no existían como el trabajo, la locura, la vejez... Solo la esperanza descansaba en el fondo de la vasija, de la caja de Pandora.

Epimeteo y Pandora engendraron una hija, Pirra, que contrajo matrimonio con el rey Deucalión, hijo de Prometeo y Pronea, y el equivalente griego al Noé de la Biblia. Tras el diluvio ordenado por Zeus para destruir la humanidad sobrevivieron Epimeteo, Pandora y su hija Pirra dentro de un arca, tras nueve días y nueve noches de lluvia interminable que arrasó la humanidad. Una vez a salvo viajaron a Delfos para consultar el oráculo con la finalidad de sulpicar a Zeus que repoblara la Tierra. Zeus accedió, y así, las rocas que arrojó Deucalión desde el monte Parnaso se convirtieron en hombres y las de Pirra en mujeres.

Una luna de Saturno y un asteroide

Con el nombre del titán Epimeteo se designó a uno de los satélites naturales de Saturno, descubierto en diciembre de 1966 por el astrónomo observacional estadounidense Richard L. Walker. Días antes, el astrónomo francés Audouin Dollfus desde el observatorio del pic du Midi de Bigorre de los Altos Pirineos franceses había descubierto un objeto muy similar, Jano, pero hubo que esperar a principios de los ochenta cuando la confirmación definitiva de que eran dos satélites distintos vino de la mano de la sonda Voyager I. Fue entonces cuando recibieron la denominación mitológica.


Epimeteo fotografiado por la sonda Cassini el 30 de enero de 2017 | Fuente

Epimeteo es un un cuerpo helado, poroso y pequeño, tiene alrededor de 115 kilómetros de diámetro y presenta multitud de cráteres en su superficie, algunos de hasta 30 metros de ancho. La presencia de estos cráteres sugiere que debe ser bastante viejo. Gira en la misma órbita que Jano e intercambian sus posiciones orbitales (de exterior a interior y viceversa) alrededor de Saturno cada cuatro años.


En el cinturón de asteroides existe un objeto de unos ocho kilómetros de diámetro llamado Epimeteo, el (1810) Epimetheus. Le debemos su descubrimiento a los astrónomos Ingrid van Houten-Groeneveld, Cornelis Johannes van Houten y Tom Gehrels que lo observaron por primera vez desde el observatorio del Monte Palomar el 24 de septiembre de 1960. El asteroide Epimeteo tarda 1212 días en completar una vuelta al sol.


__________________

Bonus: 

Relacionado con la historia de la caja de Pandora no he podido evitar recordar un maravilloso diálogo de Sandman de Neil Gaiman, un duelo entre Sueño y un demonio sobre creaciones o conceptos cada vez más poderosos que se van destruyendo, y que os transcribo a continuación:
«Demonio: Muy bien. Yo muevo primero... Soy un lobo solitario, merodeador, asesino.

Sueño: Soy un cazador, a caballo, caza lobos.

Demonio: Soy un tábano, enemigo de caballos y cazadores.

Sueño: Soy una araña de ocho patas, comemoscas.

Demonio: Soy una serpiente, devora arañas, venenosa.

Sueño: Soy un buey, pesado, aplasta serpientes.

Demonio: Soy un antrax, bacteria destruye vidas.

Sueño: Soy un mundo en el espacio, dador de vida.

Demonio: Soy una nova que explota... quemando mundos.

Sueño: Soy el Universo... abarco las cosas, abrazo la vida.

Demonio: Soy la antivida, la bestia del juicio. Soy la oscuridad al fin de todo. Fin de universos, dioses, mundos... de todo. ¿Y qué serás tú, soñador?

Sueño: La Esperanza.

Demonio: Oh, pues yo soy, sss, yo... yo... no lo sé.»


martes, 9 de mayo de 2017

Mitología y ciencia #12 en Onda Regional de Murcia

Simulación animada de la órbita del objeto transneptuniano Sedna | Fuente

En la sección quincenal sobre mitología y ciencia de Onda Regional de Murcia hemos hablado de mitología griega, romana y nórdica. Le llegó el turno a la mitología inuit y su influencia en la nomenclatura científica: Un objeto transneptuniano, una especie de moluscos y una llanura en el planeta Venus.

Podéis escucharlo (08/05/2017) aquíEspero que os guste.

sábado, 6 de mayo de 2017

¿Qué tiene de especial el encéfalo humano? [Charla de Susana Herculano-Houzel]

En esta charla TED, la neurocientífica brasileña Susana Herculano-Heuzel nos cuenta aspectos interesantes de su investigación y de paso desmonta algunos mitos de la neurociencia, como los relacionados con el número de neuronas. Espero que os guste. 

Buen finde :-)



martes, 25 de abril de 2017

Mitología y ciencia #11 en Onda Regional de Murcia

Titán | Más imágenes de Cassini


Esta semana fue el turno de los Titanes y Titánides, el descubrimiento del titanio, el mayor de los satélites de Saturno, un clado de dinosaurios, un escarabajo, cohetes y un barco.

Y como siempre, podéis escuchar mi intervención radiofónica (24/04/2017) desde la web de ORM, aquí


viernes, 21 de abril de 2017

Robert W. Wood, los rayos N y la metafísica [Anécdotas (4ª Parte)]

Robert Williams Wood 

En los albores del siglo pasado se hizo popular la hipótesis de una nueva radiación, presuntamente descubierta por el hasta la fecha prestigioso físico francés Prosper-René Blondlot, que la denominó como Rayos N, por su universidad, la de Nancy. 

Los experimentos descritos por Blondlot estaban basados en una observación de variación de brillo de una chispa o llama en un haz de rayos X. Las dudas de este nuevo descubrimiento hicieron que la revista Nature acudiera en 1904 a Robert W. Wood, un reputado cazamitos que viajó al laboratorio de Blondlot donde mediante un sencillo cambio de las condiciones demostró que el fenómeno era meramente subjetivo y de percepción visual. Los rayos N no existían. 

Según Martin Gardner, en su libro Fads and Fallacies in the Name of Science de 1957, éste fue el desencadenante de la mala salud y muerte prematura de Blondlot tras el escándalo y escarnio de Wood. Pero parece ser una exageración del bueno de Martin, ya que si bien Blondlt se retiró en 1910 no murió hasta 1930 con 81 años de edad.

Hay otra curiosa anécdota sobre Robert W. Wood que leí en El mundo y sus demonios, de Carl Sagan. Y es esta:

«Hace muchas décadas, en una cena, se pidió al físico Robert W. Wood que respondiera al brindis: «Por la física y la metafísica». Por «metafísica» se entendía entonces algo así como filosofía, o verdades que uno puede reconocer sólo pensando en ellas. También podían haber incluido a la pseudociencia. Wood respondió aproximadamente de esta manera:
El físico tiene una idea. Cuanto más piensa en ella, más sentido le parece que tiene. Consulta la literatura científica. Cuanto más lee, más prometedora le parece la idea. Con esta preparación va al laboratorio y concibe un experimento para comprobarlo. El experimento es trabajoso. Se comprueban muchas posibilidades. Se afina la precisión de la medición, se reducen los márgenes de error. Deja que los casos sigan su curso. Se concentra sólo en lo que le enseña el experimento. Al final de todo su trabajo, después de una minuciosa experimentación, se encuentra con que la idea no tiene valor. Así, el físico la descarta, libera su mente de la confusión del error y pasa a otra cosa. La diferencia entre física y metafísica, no es que los practicantes de una sean más inteligentes que los de la otra. La diferencia es que la metafísica no tiene laboratorio».

Las negritas son mías. Que tengáis un buen fin de semana. :-)

viernes, 14 de abril de 2017

Mitología y ciencia #10 en Onda Regional de Murcia



Esta semana fue el turno de Urano en la sección de mitología y ciencia que cada dos semanas emite Onda Regional de Murcia dentro del programa MuryCía. Hablamos del personaje mitológico Urano, del séptimo planeta, del uranio, el uranismo y los uranitas, homínidos, peces y dinosaurios.

Espero que os guste. Podéis escucharlo (10/04/2017), ahora en la nueva web de ORM, desde aquí

jueves, 13 de abril de 2017

Gamow, el escéptico precoz [Anécdotas (3ª Parte)]

Fuente


El gran George Gamow (Odessa, 1904 - Boulder, 1968), y cuando digo «gran» no me refiero solo a su estatura física de más de 1,90 metros de altura, sigue siendo uno de mis divulgadores científicos de cabecera y un personaje que ha aparecido en bastantes ocasiones en estos siete años de blog, como bien saben lo más fieles del lugar.

De origen ruso pero nacionalizado estadounidense en 1940, Gamow ha pasado a la historia de la ciencia por sus trabajos en disciplinas tan aparentemente alejadas como la bioquímica o la astrofísica, destacando en sus investigaciones sobre la nucleosíntesis estelar, la desintegración alfa y el código genético, además de ser un defensor -y gran divulgador- de la teoría del Big Bang.


La afición por la ciencia la vivió desde que era niño en su Odessa natal, en parte debido a la influencia de su padre, un profesor de lengua y literatura rusa de secundaria aficionado a la ciencia que fue quién le regaló su primer telescopio.

Pero también fue un escéptico precoz. Según cuenta en una entrevista realizada en 1968, el año de su muerte, parece ser que no le convencía demasiado la doctrina de la transubstanciación. Gamow, nieto de un arzobispo de la Iglesia ortodoxa rusa y educado en esa religión, aplicó el método científico a su manera para comprobar si realmente la hostia consagrada de la eucaristía se convertía en el cuerpo de Cristo. 

Parece ser que un buen día, tras recibir la comunión, Gamow ocultó en su boca un trozo del pan consagrado y acudió inmediatamente a su casa para mirarlo a través de un pequeño microscopio, también regalo de su padre, con el fin de descubrir en detalle si el pan se convertía en carne humana o algo similar. Lo que observó Gamow -no sabemos si con sorpresa- era que el pan consagrado no era distinto del pan normal. Desde aquel día, según él mismo, cambió de alguna manera su actitud religiosa.

El «gran» Gamow. No os perdáis sus libros de divulgación ;-)

Fuente: Entrevista de Charles Weiner a George Gamow en su casa de Boulder (Colorado) el jueves 25 de abril de 1968.

miércoles, 5 de abril de 2017

'Ese punto azul pálido' cumple siete años

El sistema Trappist-1 y sus siete tierras | NASA

Siete años. Quién lo iba a decir. 

Este año ha sido vertiginoso y no he parado de divulgar por tierra, mar y aire. El blog se ha mantenido activo y vivo con vuestras visitas y comentarios, he seguido colaborando con webs amigas tanto de divulgación pura y dura como de libros, no he parado de divulgar en «las trincheras» de colegios e institutos, tuve el inmenso honor de inaugurar el ciclo 'Cehegín Cultural', participé en el ciclo sobre la Murcia misteriosa organizado por el Centro de Estudios Históricos Fray Pascual Salmerón de Cieza, escribí de nuevo para la genial revista Principia, he sido mencionado en dos libros publicados este año (Reacciones cotidianas de José M. López Nicolás y El ojo desnudo de Antonio Martínez Ron), participé en Naukas Bilbao 2016, he estrenado sección sobre mitología y ciencia en Onda Regional de Murcia, colaboré en el programa de televisión Trending Murcia de TVM, intervine en Radio 3 para hablar de Carl Sagan..., y yo qué sé cuántas cosas más que ahora no recuerdo... Y solo los últimos doce meses. Uff.

En Naukas 2016 con Pikachu en la mano y Pedro Duque en la primera fila

Menudo listón más alto he dejado. A ver qué ocurre a partir de partir de mañana. Ya veremos. ;-)

Pero de todo lo anterior me gustaría destacar dos momentos muy especiales, dos regalazos que me ha dado el mundillo de la divulgación este año y que quiero compartir con vosotros. Dos momentos que curiosamente están conectados con esta foto:



Os cuento. Hace unas semanas, y dentro del ciclo Murcia Divulga en el Museo, organizado por el Museo de la Ciencia de Murcia y la Asociación de Divulgación Científica de la Región de Murcia, asistí de público a la charla El arte como herramienta de divulgación científica

Una maravillosa charla con la que nos dejó boquiabiertos el que es indiscutiblemente el mejor divulgador científico que hay en España, José Manuel López Nicolás, coordinador de la Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Murcia. 

La casualidad hizo que fuera con mis dos hijos, que fueron testigos de lo que allí ocurrió. Lo que no me podía imaginar (y era algo «inesperado» porque no sabía que iba a pasar, pero «esperable» porque solo los grandes como Joselito son capaces de tener esos detalles) era que me iba a dedicar su charla y de la manera que lo hizo. Momento emocionante como pocos. Gracias, maestro.

Lo que me lleva a que la foto que tenía reservada Jose (aka Scientia) para su dedicatoria final era una foto extraída de mi segundo momento del año, de la charla que impartí en el Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián para el Passion for Knowledge 2016 donde tuve la oportunidad de contar la historia de Clair Cameron Patterson, compartiendo cartel y delante de un público entre el que se encontraban personalidades como mi admirada Jocelyn Bell, o los Premios Nobel Dudley Herschbach, Martin Karplus, Claud Cohen-Tannoudji o Klaus von Klitzing, y muchos más grandes de la ciencia. En fin. Una pasada difícil de superar. 

Bueno, si has llegado leyendo hasta este punto y no te has empachado de mi autobombo nostálgico, que sepas que hay una sorpresa final. Y la sorpresa es que para premiar de alguna forma vuestra fidelidad voy a sortear una camiseta de Nabla Differential Wear entre los lectores de EPAP. De momento tienen cinco modelos pero me consta que están a punto de sacar más y muy chulos. Son ideales para lectores tan Pro como los que pasáis habitualmente por aquí. La única pega es que el envío es solo para la península ibérica


www.nablashop.com


Para participar en el sorteo tenéis que enviarme un correo a la dirección de Gmail que podéis ver en la barra lateral del blog. A cada correo le asignaré un número correlativo por orden de recepción. El viernes 7 de abril a las 23:59 cerraré el plazo para participar. Para que todo sea más transparente pondré en los comentarios de este post las iniciales de los participantes y su número asignado. Una vez conocido el número total de concursantes, tomaré el número del primer premio de la lotería nacional española del sábado 8 de abril de 2017 y lo dividiré por el número de participantes.
El valor ganador será el resto de esa división más uno (como el resto tiene un valor comprendido entre 0 y "número de participantes - 1" se le suma uno a ese valor). Así garantizamos que sea aleatorio. Vivan las matemáticas.


Y nada más. Muchas gracias por seguir ahí. Sois lo mejor. :-)

Besos y abrazos.

martes, 28 de marzo de 2017

Mitología y ciencia #9 en Onda Regional de Murcia


Esta semana en la sección sobre mitología y ciencia de Onda Regional de Murcia estuve hablando de Iris, la diosa alada que avisó al héroe Aquiles de la muerte de su amado Patroclo, del arcoíris, nebulosas, la iridiscencia, el iridio y algunas cosas más.

Lo podéis escuchar o descargar pulsando aquí (27/03/2017). Espero que os guste. 

lunes, 27 de marzo de 2017

La escala Schmidt del dolor por picadura



Los más viejos del lugar recordarán cuando expliqué hace unos años la escala Scoville para medir la sensación del sabor picante, pero quizá nunca hayan oído hablar de otra escala que se utiliza para clasificar el dolor producido por las picaduras de himenópteros (abejas, abejorros, avispas y hormigas).

Justin Orwell Schmidt (nacido en 1947) es un entomólogo norteamericano, que tras sus experiencias personales como sufridor de las picaduras de los insectos que estudiaba, optó por crear una escala que valorara el dolor relativo de distintas especies y describir -la sensación dolorosa- por medio de imaginativas analogías. Al contrario que la de Scoville, que al menos hace un intento por ser objetiva, la escala de Schmidt es totalmente subjetiva. Comienza en el valor cero para las picaduras que no inducen ningún dolor y a partir de ahí va creciendo hasta llegar al cuatro. Además recoge la duración del dolor.

Fuente: Compound Interest

Lo más curioso del asunto son las humorísticas descripciones de Schmidt, que nos recuerdan a los más reputados catadores de vinos y otras exquisiteces gastronómicas. Ahí van unos ejemplos (pero hay más):
1,0 - Abeja del sudor: ligero, efímero, casi afrutado. Un minúsculo chispazo ha chamuscado un único pelo de tu brazo.
1,8 - Hormiga de la acacia: un tipo de dolor extraño, punzante, elevado. Alguien ha utilizado una grapadora en tu mejilla.
2,0 - Avispa: intenso, lleno de humo, casi irreverente. Imagina que W.C. Fields apaga un cigarrillo en tu lengua. 
3,0 - Avispa del  papel: caústico y ardiente. Regusto amargo. Como verter ácido clorhídrico sobre un corte hecho con una hoja de papel.
4,0 - Hormiga bala: dolor puro, intenso, brillante. Como caminar sobre brasas ardientes con un clavo de 7 centímetros de diámetro clavado en tu tobillo. 

Justin O. Schmidt ganó en 2015 un Premio Ig Nobel, las parodias de los Premios Nobel, en la categoría de Fisiología y Entomología por su trabajo al crear la escala que lleva su nombre. No lo ganó en solitario, tuvo que compartirlo con el profesor Michael L. Smith de la Universidad de Cornell, por su trabajo con abejas a cuya picadura se sometió repetidamente en veinticinco  lugares distintos de su cuerpo con el fin de conocer qué lugares son los menos dolorosos (el cráneo, la punta de los dedos medio y parte superior del brazo) y cuáles son los más dolorosos (la ventana de la nariz, el labio superior y el tronco del pene). Todo un héroe de la ciencia.

Gastronomía en el límite (VII): Casu marzu

Volvemos a la carga con una nueva entrega de esta serie que trata sobre experiencias gastronómicas que nos pueden poner en un apuro e incluso producirnos la muerte. 

En esta ocasión no llegaremos al extremo de perder la vida comiendo, aunque nos podemos «morir de asco» con nuestro protagonista de hoy. Juzgad vosotros con este vídeo:



«Para que se lo coman los gusanos, que lo disfruten los humanos», como dice el refrán. El casu marzu es este repugnante queso que podemos encontrar en la gastronomía de islas como Cerdeña y Córcega. Muy asqueroso sí, pero parece que a ellos les encanta. 



El proceso de fabricación es parecido al de otros quesos tradicionales de oveja con la salvedad que hemos visto de la introducción deliberada de larvas de mosca del queso (Piophila casei). Su producción comercial está prohibida en la Unión Europea no así la producción doméstica, pero dicen que es fácil de conseguir en el mercado negro sardo. Además no es el único queso que existe con ácaros o larvas en Europa, de manera que hay alternativas legales para quién guste de estas experiencias, pero no creo que sean tan espectaculares y sabrosas como con el casu marzu y sus larvas saltarinas.

Respecto a la salud alimentaria parece ser que de momento nadie ha muerto por consumo de casu marzu pero sí hay constancia de intoxicaciones sobre todo cuando se consumen con los gusanitos muertos. 

Y aprovechando esta delicia no está de más recordar el ciclo reproductivo de las moscas y así aprendemos algo de biología ya de paso.



A lo largo de su ciclo biológico vital la mosca pasa por cuatro fases: huevo o embrión, larva, pupa o crisálida e imago (en nuestro caso, mosca adulta). El ciclo puede durar entre diez y quince días. Los de Murcia conocemos muy bien este ciclo porque quién más o quién menos ha criado gusanos de seda. Ahora, eso sí, nunca nos los comíamos. O al menos yo no.

Hasta la próxima.

Actualización (27/03/2017): 

Me dice el bueno de Emilio Capitel (@kpitel) que el queso de Los Beyos también lleva sorpresa. [Pinchar el tuit para ver el hilo]




jueves, 23 de marzo de 2017

Gay-Lussac, Alexander von Humboldt y el 'aire alemán' [Anécdotas (2ª Parte)]


Gay-Lussac y Humboldt | Fuente

Al brillante químico francés Luis Joseph Gay-Lussac (1778-1850) le debemos el enunciado de la ley de los volúmenes de combinación de los gases en 1808. Este descubrimiento fue posible debido a los experimentos sobre creación de vapor de agua con ayuda de descargas eléctricas, que realizó junto con el polímata prusiano Alexander von Humboldt (1769-1859). La ley de los volúmenes de combinación de los gases nos dice que el cociente entre los volúmenes de gas que reaccionan y el volumen de los productos obtenidos puede expresarse mediante números enteros pequeños, y es quizá una de las aportaciones científicas más importantes de Gay-Lussac, aunque ni mucho menos la única.

Pero dejemos la química de momento y continuemos con la parte más anecdótica, objeto de esta nueva serie del blog.

En el recomendable libro Eurekas y Euforias, Walter Gratzer nos cuenta, citando Was nicht in den Annalen steht de Josef Hausen, la siguiente historia referida al periodo de colaboración de Humboldt y Gay-Lussac:

«En sus experimentos necesitaban unos vasos de reacción de paredes especialmente finas que tenían que comprarse en Alemania. Humboldt aplicó su ingenio natural al problema de evitar los aranceles sobre las importaciones que en aquella época eran excepcionalmente elevados. Dio instrucciones a los sopladores de vidrio alemanes para que sellaran los largos cuellos de los recipientes y pusiesen una etiqueta en los envases: Manejar con cuidado-Aire alemán. Los aduaneros franceses no tenían instrucciones respecto a tasar el 'aire alemán', de modo que dejaron pasar el envío. Humboldt y Gay-Lussac cortaron los extremos de los recipientes sellados y continuaron los experimentos».

A los que compráis en webs chinas os animo a intentar la treta de Humboldt pero ya os adelanto que no funciona. :-P

Bromas aparte, hay que recordar que la amistad entre Gay-Lussac y Humboldt venía de lejos y se mantuvieron siempre en contacto durante sus vidas. Fueron compañeros inseparables de viaje a lo largo del año 1805 por toda Europa, donde se dedicaron al estudio del campo magnético terrestre y la composición de aire. 

Las vidas por separado de ambos monstruos de la ciencia daría para ríos de tinta pero lo dejaremos para otra ocasión. 

Para terminar esta curiosa relación entre Gay-Lussac y Alexander von Humboldt, señalar que en 1981 los en aquel entonces presidente de Francia, Valéry Giscard d'Estaing, y el canciller aléman Helmut Schmidt, crearon el Premio Gay-Lussac-Humboldt para recompensar anualmente hasta cinco científicos de una y otra nacionalidad, que se hayan distinguido por calidad de su trabajo científico y su contribución al fortalecimiento de la cooperación entre Francia y Alemania. 

jueves, 16 de marzo de 2017

Isaac Asimov y Carl Sagan [Anécdotas (1ª Parte)]




Esta fotografía, con la que abro post y nueva serie sobre anécdotas poco conocidas de la historia de la ciencia y la divulgación científica, nos muestra a unos sonrientes Isaac Asimov y Carl Sagan el 14 de diciembre de 1982, cuando ambos coincidieron en una fiesta donde se celebraba el veinte aniversario de la llegada a Venus de la sonda Mariner 2.

La imagen habla por sí misma. Asimov y Sagan eran grandes amigos. Y su buena relación durante tantos años de amistad y confidencias nos deja alguna que otra anécdota poco conocida.

Como por ejemplo el 6 de abril de 1968, día de la boda de Sagan con su segunda esposa, la artista y escritora Linda SalzmanAsimov era uno de los invitados al enlace al que acudió acompañado de su primera esposa, Gertrude Blugerman. La boda de Sagan y Linda fue una tradicional boda judía a la que Carl accedió más por tradición que por convicción. De hecho, parece ser que le insistió al rabino para que hablara del Big Bang en un pasaje del Génesis que le había propuesto previamente. 

Durante el banquete, o más bien en la hora de las copas, Rachel, la madre de Sagan, recibió efusivamente al gran Asimov de esta manera:
- «¿Y cómo están sus nietos, doctor Asimov?».
- «Yo no soy abuelo», contestó Isaac.
-  «No hay nada malo en ser abuelo», dijo Rachel Sagan.
-  «Sin duda. Solo que yo no lo soy».
- «Mi marido y yo no hemos sido nunca tan felices como desde que tenemos nietos», insistió la madre de Carl.
- «¡Mire!», le contestó Asimov seguramente con alguna cerveza de más, «¡por mí puede ser usted tan feliz como quiera, pero yo no soy abuelo!». 
Gertrude tuvo que arrastrar a su ofendido esposo a rastras fuera del radio de acción de la empeñada abuelita. En aquel momento Asimov tenía 48 años, exactamente los mismos que cumpliré yo este verano, así que lo comprendo perfectamente.

Tampoco Asimov pasó desapercibido en el tercer matrimonio de Sagan, cuando se casó con Ann Druyan en junio 1981. En esta ocasión el genio de las blancas patillas largas escribió estas «cósmicas» palabras para celebrar la boda de sus amigos:

«Tres hurras para Carl Sagan y Ann. Que hoy se han convertido en mujer y hombre. Sea vuestra vida brillante como el día. Como la ancha Vía Láctea. Como el Big Bang con el que todos comenzaron»

Y sobre la inteligencia del creador de Cosmos, en varias ocasiones Asimov dijo que Carl Sagan era una de las dos personas que había conocido que eran más inteligentes que él. La otra era Marvin Minsky, uno de los padres de la ciencia de la computación. Poco después de publicarse La conexión cósmica, para mí uno de los mejores libros de Sagan, Asimov le escribió lo siguiente a Carl:
«Acabo de terminar La conexión cósmica y me encantó cada palabra de ese libro. Eres mi idea de un buen escritor, porque tienes un estilo inconfundible y cuando leo lo que escribes te oigo hablar en mi cabeza.
Hay una cosa en el libro que me pone nervioso. Y es que es demasiado obvio que eres más inteligente que yo. Odio eso». 


Más información: Con motivo del vigésimo aniversario de la muerte de Carl Sagan recopilé en un solo post los 33 artículos que he escrito sobre su vida y obra desde que nació el blog. Y además en este enlace puedes escuchar mi intervención de hace unas semanas a nivel nacional en Radio 3 hablando de Sagan, tras la reciente reedición de su obra maestra El mundo y sus demonios.
Y sobre Isaac Asimov también hay mucho material para recordar: De químico a químico, La carta de Asimov, la química en la ciencia ficción de Asimov, una entrevista a Asimov en 1982, etc.

Fuentes: 

(1) Carl Sagan. Una vida en el Cosmos, William Poundstone (1999)

(2) https://www.brainpickings.org/2013/07/22/isaac-asimov-carl-sagan-letters/

(3) Asimov, Isaac (1981) [Originally published 1980; Garden City, NY: Doubleday]. In Joy Still Felt: The Autobiography of Isaac Asimov, 1954–1978. New York: Avon. pp. 217, 302. 

Las traducciones de las citas literales son mías, salvo las que cuenta Poundstone en su biografía de Sagan (1999)

martes, 14 de marzo de 2017

Mitología y ciencia #8 en Onda Regional de Murcia



En esta octava entrega de la serie radiofónica sobre mitología y ciencia es el turno de Magnes, sus tres versiones mitológicas, el magnetismo y los elementos químicos manganeso y magnesio. Espero que os guste.

Lo podéis escuchar, como siempre, en Onda Regional «a la carta» desde aquí (13/03/2017).

sábado, 11 de marzo de 2017

La influencia de la mitología en la ciencia (45ª Parte): Pan

[Nota inicial: Se puede consultar el resto de entregas de la serie sobre la influencia de la mitología en la ciencia desde este enlace]

Escultura de Pan encontrada en Pompeya | Fuente

Para los antiguos griegos Pan era una divinidad campestre que se representaba de forma antropomórfica pero con cuernos, orejas y patas de cabra. Llevaba un bastón de pastor y tocaba un instrumento de viento parecido a una flauta pero con nueve agujeros llamado siringa. 

Este dios de los pastores y rebaños, hijo de Hermes y una ninfa, tenía un carácter lascivo y muy juguetón. Uno de sus poderes era el de infundir un miedo salvaje dirigido a un grupo de personas que los hace comportarse como animales aterrorizados. De ahí el origen de la palabra «pánico».

Una de las historias más famosas que se le atribuyen a Pan es la relacionada con la batalla de Maratón. El héroe Filípides fue enviado para pedir ayuda a los espartanos y cuando cruzaba Arcadia se encontró en su camino a Pan. Éste le reprochó al soldado que los atenienses no le tuvieran ninguna estima como dios pero a pesar de ello les iba a ayudar contra los persas. Tras ganar la batalla se instituyó en Atenas el culto a Pan con un altar en la Acrópolis.

En la mitología romana la correspondencia de Pan era el dios Fauno


Una curiosa luna de Saturno y el cráter más grande de Amaltea

El dios Pan da nombre a una de las lunas del planeta Saturno. En concreto a esta. Lo que vais a ver a continuación es difícil de creer.

Fuente: NASA / JPL-Caltech / Space Science Institute 

Sí, parece un ravioli, pero un ravioli gigante del tamaño de una ciudad como Nueva York y con una cresta en su ecuador que se estima en unos tres kilómetros de altura. Estas imágenes nos han llegado esta semana en alta resolución procedentes de la sonda Cassini y es una de estas maravillas que nos dejan con la boca abierta. 

Fuente: NASA / JPL-Caltech / Space Science Institute 

Resulta sorprendente también observar la escasez de cráteres en su superficie y las numerosas facturas que han puesto otra vez en el candelero las teoría sobre la formación de estos curiosos discos de acreción.

Para estar al día sobre este apasionante descubrimiento podéis consultar las novedades en la web de la NASA.


Pan también es el mayor de los cráteres de Amaltea, una de las lunas de Júpiter.