domingo, 20 de junio de 2010

13 sugerencias para vivir mejor

Ha pasado un año desde que Eduardo Punset, en su programa Redes,  entrevistara al psicólogo de la Universidad de Nueva York Gary Marcus, a raíz de la publicación de su libro "Kluge". 

El libro llegó traducido a España hace un mes, más o menos, y ahora acabo de terminarlo de leer. 

Al igual que hizo en el programa de Redes, Marcus nos propone en el libro una serie de sugerencias o pautas (contrastadas empíricamente según él) para vivir mejor y ser más felices. 

En el libro propone 13 y el programa de Redes era un decálogo. Bueno, si sirven, bienvenidas sean.

1. Siempre que sea posible, plantéate hipótesis alternativas. Una de las cosas más sencillas que podemos hacer para mejorar nuestra capacidad de pensar y razonar es adoptar la disciplina de considerar hipótesis alternativas. Algo tan sencillo como obligarnos a hacer una lista de alternativas puede mejorar la fiabilidad del razonamiento. Cuanto más reflexionemos sobre ideas y posibilidades distintas de aquellas a las que estamos más apegados, tanto mejor.

2. Reformula la pregunta. Nuestra misión deber ser analizar las cosas con escepticismo y desarrollar la costumbre de pensar dos veces todo aquello que se nos pide. Debido a la memoria contextual, siempre estamos nadando a contra corriente: el modo en que pensamos en una pregunta configura invariablemente lo que recordamos, y lo que recordamos incide en las respuestas a las que llegamos. Formularse cada pregunta de más de una manera es una forma poderosa de contrarrestar esa tendencia.


3. Recuerda siempre que la correlación no implica una causalidad. Tendemos a juzgar en ocasiones de forma errónea en función de una correlación objetiva.


4. No olvides nunca el tamaño de la muestra. En las estadísticas, la gente muchas veces no tiene en cuenta la cantidad de datos que ha utilizado para extraer sus conclusiones. Cualquier suceso aislado puede ser aleatorio, pero la recurrencia de la misma pauta una y otra vez tiene menos probabilidades de ser azarosa. Desde el punto de vista matemático, cuanto mayor es la muestra, más fiable es la estimación.

5. Prevé tu impulsividad y anticípate. Ulises se hizo a atar a un mástil para resistir la tentación de las sirenas; haríamos bien en aprender de él. Las tentaciones (comida, gastar, ..) son mayores cuando las tenemos delante, así que saldremos mejor parados si somos previsores que si nos dejamos llevar por el impulso del momento.

6. No sólo fijes objetivos. Traza un plan de contingencia. Con frecuencia a la gente le es casi imposible atenerse a objetivos vagos como "Voy a hacer dieta" o "tengo intención de acabar este artículo antes de la fecha entregada". Y no basta con especificar un objetivo ("Pienso perder diez kilos"). Sin embargo, la investigación llevada a cabo por el psicólogo Peter Gollwitzer demuestra que transformando los objetivos en planes de contingencia concretos -del tipo "Si X, entonces Y" (por ejemplo, "Si veo una bolsa de patatas fritas, no le haré ni caso")- aumentamos notablemente las probabilidades de alcanzar nuestros objetivos.

7. Siempre que sea posible, no tomes decisiones importantes cuando estés cansado o tengas otras cosas en la cabeza. Pensar cuando uno está cansado (o distraído) no es muy distinto de conducir cuando uno ha bebido. Cuando estamos cansados nos apoyamos más en el sistema reflejo y menos en el razonamiento deliberativo. Si queremos razonar sólo mediante las emociones, adelante; pero si preferimos racionalizar, es importante crear "condiciones ganadoras", y para las decisiones importantes, esto implica un descanso suficiente y una concentración plena.


8. Sopesa siempre los beneficios y los costes. La gente tiende a hallerse en una actitud de "prevención", dando más importancia al coste de sus acciones ("Si no voy al concierto, perderé el dinero de las entradas") o en una actitud de "promoción", dando más importancia a los beneficios ("¡Será divertido! ¿Qué más da si mañana llego tarde al trabajo?). Un juicio sensato exige sopesar los costes y beneficios, pero a menos que estemos alerta, nuestro temperamento y nuestro ánimo se interpondrán.


9. Imagina que tus decisiones pueden ser sometidas a inspección. Hay estudios que han demostrado que la gente que piensa que tendrá que justificar sus respuestas es más objetiva que la que no. Cuando se espera que rindamos cuentas de nuestras decisiones, tendremos a invertir un mayor esfuerzo cognitivo y, en consecuencia, a tomar decisiones más elaboradas, analizando la información con más detalle. Por eso mismo (y está comprobado) es más probable que los empleados de una oficina paguen el café de una cafetera de uso común si ésta se encuentra bajo un póster con un enorme par de ojos -que suscita en la gente la sensación de rendir cuentas- que si está bajo un póster de unas flores.


10. Distánciate. Toma perspectiva. Los budistas nos dicen que todo parece más importante en el momento, y tienen razón. Nuestra mente está preparada para sopesar lo cercano y lo lejano de manera totalmente distinta: lo cercano en términos concretos y lo lejano en términos abstractos.


11. Cuidado con lo pintoresco, lo personal y lo anecdótico. En un estudio se proporcionó a los sujetos del experimento dos fuentes de información: por un lado, los resultados de un estudio muy sólido desde el punto de vista estadístico, publicado en una revista prestigiosa de consumo, donde se favorecía los preservativos de la Marca A; por otro lado, una sola anécdota (escrita supuestamente por otro estudiante) recomendando la Marca B, basada en que un preservativo de la Marca A se había roto durante el coito, dando pie a un desasosiego ante un posible embarazo. Prácticamente todos los estudiantes coincidieron en principio en la mayor fiabilidad de información publicada en la revista de consumo y además no querían que sus amigos eligiesen a partir de una prueba anecdótica. Pero cuando se les pidió que eligieran para ellos, casi una tercera parte (el 31%) cedió ante lo anecdótico, y eligieron la Marca B.


12. Establece tus preferencias. Las decisiones tienen un alto coste psicológico e incluso físico, y sería imposible aplazar todas las decisiones hasta disponer de la información completa y el tiempo necesario para reflexionar sobre cada contingencia y alternativa. Reserva tus decisiones más delicadas para las elecciones más importantes.


13. Procura ser racional. Una de las razones más importantes por las que merece la pena esforzarse en ser racional es que así uno, con la práctica, puede inducirse a usar algunas de las técnicas descritas (como contemplar las alternativas posibles o plantearse las decisiones como si uno tuvier que rendir cuentas de ellas). Decirse que uno debe ser racional probablemente no baste, pero podría ayudar junto con todo lo demás.




Y hasta aquí la propuesta que nos hace Gary Marcus. Personalmente, opino como siempre, cogemos lo que nos guste o convenga y ya está. Más información en el libro "59 segundos" de Richard Wiseman que ya comenté en su día.




Y por último, el video de la entrevista en el programa Redes:




 

6 comentarios:

  1. ¡Qué rapidez para leer el libro Dani, un mes de su lanzamiento y ya lo has acabado y resumido! Yo todavía lo tengo pendiente, a ver si ahora me pongo con todas los libros pendientes ;D

    Parece curioso este libro, la verdad es que últimamente me estoy aficionando más que nunca a los de divulgación (y a los psicológicos). Y también he oído mucho hablar de él. En fin, muy bueno el resumen, te ha quedado muy directo, con puntos sencillos pero muy bien explicados, sin perder su esencia.

    PD: Veo que has puesto un nuevo gadget, el de la blogoteca, en cuanto pueda de te dejaré un comentario allí ;) . Yo todavía estoy esperando que acepten mi solicitud para el de Wikio, envié el blog hace dos meses y todavía nada ¬¬ Y en bitácoras.com igual, no sé si tú lo habrás probado, pero me registré hace una semana y todavía está pendiente de ser admitido ¬¬

    ResponderEliminar
  2. Hola Cendrero. Los libros de divulgación psicológica cuando son buenos, se disfruta mucho;pero hay cada bodrio por ahí...

    Pues sí, solicité lo de wikio hace dos meses (poco después de nacer el blog) y me llegó un mail hace unos días dicéndome que estaba en el puesto 99 de la categoría "Sociedad"; no me lo esperaba. Lo de la blogoteca tiene otro sentido: mi afición a leer blogs viene de leer en el periódico de papel 20minutos los rankings que salían con los premios de blogs; y ahora pues un poco de coña, me presento. En bitácoras he probado pero me pasa como a ti...

    Que sepas, que donde vaya el Busto de Palas, allí estaré yo para votarte, comentar o hasta si hace falta, apoyar económicamente (ojo, simbólicamente) para que se mantenga el blog. Ve avisando...

    Lo del carnaval de matemáticas parece parado, le mandé un comentario al organizador pero no responde...espero que esté bien.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, entonces no me preocupo con esas redes blogueras, veo que a ti te pasó igual, son lentos estos servicios... Y lo mismo digo con tu blog, también estaré ahí para apoyarlo, mañana comento allí. Gracias por la información ;)

    Y tranquilo, que por ahora no hay ánimo económico con el blog.

    Respecto al Carnaval de Matemáticas, no pasa nada, es que el organizador tiene los comentarios moderados para comprobar personalmente (uno a uno) que las entradas que le dejan tienen que ver con las matemáticas y no se le cuela spam. Llevan cuatro ediciones funcionando a la perfección (yo las he seguido todas y te aseguro que está bien organizado). Ya verás mañana, cuando publiquen el resumen y aparezcan nuestras entradas allí ;). Por cierto, te mandé un correo comentándote un aspecto con tu entrada del carnaval, para evitarte problemas con ella. Revisa el correo y verás :)

    Siempre un placer pasarme por aquí Dani, nos vemos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Cendrero, ya he seguido tu consejo. Imagino que nos veremos en los comentarios de la página del carnaval... ;-)

    ResponderEliminar
  5. Hola Dani. Yo acabo de comprarme el libro "El poder de la mente" de Eduardo Punset y quizás también me haga con este que comentas. No suelo ser muy aficionado a las novelas, casi siempre suelo leer libros que me aporten algo a mi forma de ver y entender la vida, libros que esconden pequeños diamantes y que cada uno debe de encontrarlos.

    Por otro lado, no tengo la menor duda de que el mundo sería mucho mejor si las personas aplicasen alguna de estas trece normas con regularidad. Algunas son de esas cosas que sabemos pero olvidamos y también de sentido común, pero como se dice: "El sentido común es el menos común de los sentidos".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Gran libro, Antonio. Punset es grande. Te recomiendo también la revista mensual "REDES" los artículos son geniales.

    Saludos

    ResponderEliminar