miércoles, 27 de junio de 2012

Cuando Marie Curie visitó Murcia


Fue la primera mujer en Europa que realizó un doctorado en ciencias, la primera mujer en recibir un premio Nobel y la única persona hasta el momento que tiene dos premios Nobel en áreas científicas distintas: Física (1903) y Química (1911). Ganó nuestra encuesta sobre ¿Quién fue el químico más importante de la Historia? y fue la protagonista del Año internacional de la química 2011. Al margen de los merecidos galardones, la vida y obra científica de Marie Curie representa los más admirables valores del tesón, esfuerzo, talento y valentía en el ámbito de la investigación. Un rápido paseo por su biografía, tanto personal como científico-académica, lo confirma sin duda alguna.

Marie Curie estuvo tres veces en España. La primera fue en 1919 para participar en el I Congreso Nacional de Medicina en Madrid, volvió en 1931 invitada por el Gobierno de la Segunda República, y finalmente nos visitó, por última vez, en 1933 para participar en una sesión en la Residencia de Estudiantes.

En su visita de 1931, Marie vino acompañada de su hija Ève Curie, y pasaron por varias ciudades españolas aparte de Madrid. Toledo, Granada, Almería, Valencia, Barcelona..., y sí Murcia también. Increíble, ¿verdad?

El 3 de mayo de 1931 el periódico La Verdad de Murcia recogía brevemente la noticia. Se puede consultar el documento original aquí.


"Madame Curie en Murcia. El viernes pasó por esta, deteniéndose brevemente a almorzar en el Hotel Reina Victoria, la ilustre y sabia Madame Curie, que con su difunto esposo el académico francés del mismo apellido, tuvieron la gloria de hacer sensacionales descubrimientos químicos en orden a la radioactividad. Acompañaba a tan esclarecida anciana una joven hija suya, que como su madre, huésped de honor de nuestro suelo español, se mostraba encantada de su estancia y rápido viaje a España. En el hotel fueron atentamente saludadas y cumplimentadas por el Gobernador civil, señor Torres Roldán, acompañado del Secretario de la Junta provincial del Turismo, señor Sobejano, por el Ilustrísimo señor Rector de la Universidad, don José Loustau, Catedrático de Ciencias, y por los profesores universitarios señores Martínez-Moya y Ruíz-Funes"
El hotel donde tuvo lugar aquel encuentro todavía existe. En aquella época la universidad estaba muy cerca del hotel Victoria, solo bastaba cruzar el río y dirigirse hacia el popular barrio de El Carmen. Resulta sorprendente que muy poca gente en Murcia conozca esta pequeña anécdota sobre Marie Curie. Cuando yo estudiaba en el cercano instituto Ldo. Cascales, pasaba todos los días por la puerta de este hotel, y jamás imaginé que años antes, la brillante y laureada Marie Curie estuvo allí tomándose, quién sabe, unos paparajotes o una marinera con Loustau (gran reformador de la UMU) and company. Curioso.
________________

Más información: I y II 

NOTA: Esta pequeña entrada, digamos poco ortodoxa y localista, participa en la XVI Edición del Carnaval de Química que este mes se celebra en el excelente blog ¡Jindetrés ,sal!, una muy recomendable bitácora administrada por ese gran escritor, dibujante y divulgador que es Carlos Romá.

17 comentarios:

  1. Poniendo por delante mi admiración por Curie, he de decir, y digo, que esto "Fue la primera mujer en Europa que realizó un doctorado en ciencias" es un lugar común, y no por ello menos falso.

    Podría mencionar, por ejemplo, a Elizaveta Litvinova, doctorada en 1878 en matemáticas por la Universidad de Berna, pero me diríais que las matemáticas no son ciencia y que Rusia no es Europa. Por ello me referiré solamente a Clara Immerwahr, mujer que fue de Fritz Haber, y que se doctoró por la Universidad de Breslau en química en 1900. Hay más ejemplos a poco que se busquen.

    [Comentario anterior eliminado por error tipográfico]

    ResponderEliminar
  2. César, ¿cómo se te pudo escapar este error, por cierto, bastante extendido en la entrada sobre los resultados a '¿Quién fue (o es) el químico más importante de la Historia'? ;-)

    Gracias por la acertada precisión. Entono el mea culpa.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Pues será todo lo localista que tú quieras, pero bien que se agradecen estas anécdotas científicas, cuando se trata precisamente de llevar la ciencia a la gente. Tampoco hacía falta pelotearme tanto en la dedicatoria, que te iba a aceptar la entrada igualmente!!

    Un abrazo amigo, con seguidores como tú le dan ganas a uno de seguir pariendo tontadas en los momentos de bajona. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tontadas? De eso nada, el humor surrealista es el más difícil de crear, y si además es humor-surrealista-cientifiquero ni te cuento.

      A sus pies, maestro :D

      Eliminar
  4. Interesante anécdota Dani. Me ha recordado otra que "twiteé" hace tiempo sobre los cuadernos y apuntes del laboratorio de Marie Curie, que son aún tan radiactivos que todavía hoy se guardan en cajas de plomo.
    Un abrazo chillao :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acuerdo, Guillermo. Impresionante.

      Gracias por pasar.

      Un abrazo chillao ;)

      Eliminar
  5. Gracias por la anécdota, que me parece encantadora. Y hace que sienta a Madame Curie un poco más real y cercana. :)

    ResponderEliminar
  6. Me encanta este tipo de anécdotas, además como bien sabéis vino amparada por los científicos de la Junta para Ampliación a los que Marie y Albert (entiéndase que hablo de Einstein, yo soy asi cojo confianza en seguida) tenían en gran estima y gran respeto.

    Gracias por este tipo de anécdotas, son estimulantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que por Enrique Moles en concreto como pude leer en tu libro ;-)

      Eliminar
  7. Interesante como poco, y la mar de curiosa esta entrada. Este tipo de anécdotas, como han apuntado más arriba, hacen que veas más "humanizada" a una persona tan laureada e idolatrada como la señora Curie.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Myr. Estoy de acuerdo con esa "humanización"
      Saludos

      Eliminar
  8. A ver como lo digo.La entrada me ha encantado y gracias por difundir estas cosas. Soy químico, aprendiz de divulgador, nacído en Murcia y...no tenía ni idea. Pero al margen de lo que tú llamas "localismos" y con lo que no estoy nada de acuerdo estas historias me parecen geniales contarlas y que haya gente que se dedique a ello. Eres un crack Dani y me consta que no es tan fácil encontrar esas referencias perodísticas que has citado.
    Gracias de nuevo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose. De aprendiz de divulgador, nada, eres todo un maestro. No, no es fácil, como te he contado en persona hay que estar en el sitio adecuado (en este caso escuchando el podcast adecuado):

      http://www.march.es/conferencias/detalle.aspx?p2=853&l=1

      El resto es búsqueda en hemerotecas, hilvanar los hilos..., et voilà.

      No entiendo cómo no es una anécdota más conocida en Murcia. Es historia. Parece que tenemos lo que nos merecemos... En fin.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. No estoy de acuerdo. Lo cuentas como si fuese una casualidad y no es así. Que estabas en el sitio adecuado? Claro pero porque te descargarte un podcast, buscaste tiempo para escucharlo, se te encendió la bombilla, buscaste luego en hemerotecas...¡¡joder un trabajazo!!
    Sabes? No es más conocida, entre otras cosas, por culpa de nosotros dos!! Tenemos que hablar. La conversación de esta mañana al despedirnos me ha hech pensar en algo...volvemos a la facultad!!

    ResponderEliminar
  10. Afortunada entrada. Murcia y la Ciencia estuvieron cerca una vez.

    ResponderEliminar