viernes, 31 de diciembre de 2010

"Et ipsa scientia potestas est"

"El conocimiento es poder". Esta frase, atribuida a Sir Francis Bacon en su obra de 1597 "Meditationes Sacræ. De Hæresibus" la leí ayer en un comentario que dejó César (Experientia docet) en este post de Amazings, en donde por cierto, hay una pequeña contribución mía.


La frase de Bacon la he convertido en el último post de este 2010, porque resume perfectamente la actividad y la pretensión de este humilde blog, desde que nació tímidamente a principios del mes de abril. Ignoro si he conseguido "haceros más poderosos", al estilo de Bacon, espero que sí, pero lo cierto es que yo sí que he notado el cambio. Y ha sido leyendo vuestros blogs, siguiendo vuestros tweets, comprando algún libro recomendado, enlazando a páginas de blogrolls, contestando a vuestros comentarios...Toda esa actividad ha supuesto para mí un gran avance a nivel personal que me ha dado momentos de gran satisfacción. Y esto acaba de empezar.


Por tanto, avatares o anónimos, pero por encima de todo, amigos, solamente puedo daros mis más sinceras gracias por todo y desearos que el nuevo año que entra esté cargado de todo el conocimiento que os sea posible asimilar.


"Et ipsa scientia potestas est". No me cabe duda alguna de que así ha sido siempre, es ahora, y será mañana.

¡Feliz 2011!

miércoles, 29 de diciembre de 2010

La influencia de la mitología en la ciencia (5ª Parte): Ares

La bella diosa surgida de la espuma que se enamoró del chico malo

Hijo de Zeus y Hera, Ares (Marte para los romanos) era el dios de la guerra. Violento, feroz, sanguinario e impetuoso, Ares no entendía otro lenguaje que el de la violencia gratuita y extrema para resolver cualquier conflicto. El resto de dioses no lo soportaban, tanta crueldad y muerte estaba mal vista en Olýmpos, y Ares era siempre comparado -más bien agraviado comparativamente- con los elogios a su contrapuesta y perfecta hermanastra: Atenea (Minerva). 

Ni siquiera su padre, el gran Zeus podía con él: "Me eres más odioso que ningún otro de los dioses del Olimpo", le soltó un día el todopoderoso Zeus, "Siempre te han gustado las riñas, luchas y peleas"...Ese era Ares. Rebelde, cruel y un chico duro. Un encanto que no pasó desapercibido para Afrodita (Venus), la diosa del deseo y la obsesión sexual, nacida de la espuma de mar que resultó de la castración de los genitales de Urano a manos de Cronos. Afrodita se enamoró perdidamente de Ares.


 
Ares y Afrodita vivieron una larga historia de pasión y deseo a espaldas de Hefesto (Vulcano), el marido de Afrodita. El matrimonio de Hefesto y Afrodita fue un enlace apañado por Zeus ya que ante la irresitible belleza de la diosa Afrodita y sus irrefrenables pasiones mundanas, Zeus temía -por motivos más que sobrados- que fuera causa de disputas entre dioses de miradas sucias y lascivas. 

Para prevenir posibles disputas y riñas pasionales, Zeus tuvo una ocurrente idea. Hábilmente, y en un ejercicio de prudencia y mandonería, la obligó a casarse con el implacable, malhumorado, feo (dicen que al nacer lo echaron del Olimpo por poco agraciado) y poderoso inventor del rayo, el gran Hefesto (Vulcano), dios del fuego y la fragua. Nadie se atrevería a cortejar a Afrodita, ni siquiera a acercarse a ella o mirarla, nadie -pensó Zeus- en su sano juicio divino o humano se enfrentaría al temible Hefesto.

Nadie, salvo Ares, nuestro chico malo, que además era hermanastro de Hefesto. Es una historia recurrente y conocida: marido trabajando todo el día en la fragua para traer el jornal a casa, y llega el bronceado y triunfador soldadito que se pasea triunfal por el Olimpo entre guerra y guerra, y !zas!...

A espaldas del iluso y productivo Hefesto, Ares y Afrodita tuvieron cuatro hijos: Fobos, Deimos, Eros y Harmonía. Hefesto creía a pies juntillas que eran sus hijos, nunca dudó de su mujer ni sospechó nada, hasta aquel día...


Una tarde, Afrodita fue al palacio de Ares y tras una agitada noche quedo dormida con él hasta el amanecer. El dios del sol Helios los descubrío y se lo contó a Hefesto, quien para variar, estaba en su fragua dándole al yunque. Hefesto enfureció y fue a buscar al resto de dioses del Olimpo para pedir venganza, pero antes fabricó en su taller una malla de bronce tan fina que podría inmovilizar a cualquier presa de forma eficaz. Cuando Afrodita regresó a casa, Hefesto le mintió y le dijo que se iba a la isla de Lemnos para visitar a un cliente. 
En realidad Hefesto se quedó escondido a pocos metros esperando, y mascando la tragedia. Afrodita, al saber que iba a estar sola en casa llamó enseguida a su amante para indicarle que podían pasar la noche en su propio lecho nupcial sin riesgo alguno. Cuando el ardiente Ares llegó al palacio, se lanzó a la cama donde reposaba Afrodita de un salto e inmediatamente cayó sobre ellos la malla de bronce tejida por Hefesto. Los intentos de escapar de la red por parte de los desnudos amantes fueron infructuosos. Era imposible zafarse de tan perfecto anzuelo. Hefesto llamó inmediatamente a los dioses para enseñarles su captura y los dioses acudieron prestos a ver el espectáculo. No era algo que sucediera todos los días, y merecía la pena verlo en directo.  

Hefesto estaba muy furioso e indignado, pero el efecto que consiguió advirtendo en su llamamiento a toda la comunidad de dioses fue toda una sopresa. Ante la imagen de la bella y desnuda Afrodita y el avergonzado Ares, los dioses -entre carcajadas- en vez de apoyar a Hefesto se dedicaron a vitorear y aplaudir a Ares, incluso se ofrecían a cambiarse por él. El laborioso Hefesto estaba a punto de estallar, pero un convincente Poseidón lo tranquilizó y lo persuadió para que los dejara libres. Ares, orgulloso y fortalecido, se encaminó hacia su última guerra y Afrodita sufrió el exilio en la isla de Pafos, hasta que su esposo la perdonara. 


El planeta y la estrella que competían en su tonalidad

Los romanos llamaron Marte (Ares) a ese punto luminoso de color rojizo que veían en el firmamento. El rojo, el color de la sangre, el color del dios de la guerra. Mucho más tarde, tras el decubrimiento de sus dos satélites por Asaph Hall en1877, se les bautizó a sus lunas como Fobos y Deimos, miedo y terror, los hijos de Ares (Marte). Marte era un dios muy importante en la cultura romana y de hecho tenía un mes dedicado a él y que aún conservamos: marzo.

El nombre griego de Ares tiene otra referencia en el mundo astronómico. Una estrella roja que a veces se situaba cerca del campo de observación de Marte y que competía en su tonalidad rojiza con él. Nos estamos refiriendo a Antares, del griego anti Ares, que significa "el rival de Ares" o "el contrario a Ares".
En realidad la diferencia de tamaño entre un planeta como Marte y una estrella como Antares es abismal. Podemos hacernos una idea viendo de nuevo este impresionante vídeo:




Curiosa paradoja, porque a simple vista son muy parecidos en el firmamento nocturno. No nos fiemos de las apariencias, porque engañan,...recordad lo que le pasó a nuestro amigo Hefesto :-)

_________________________________________________

Referencias:
Wikipedia
Mitología. Todos los mitos y leyendas del mundo. Ed. Círculo de lectores. ISBN:84-672-1262-4.

Imágenes:
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/7/76/Mars_Hubble.jpg
http://apod.nasa.gov/apod/image/9706/antaresneb_uks_big.jpg



domingo, 26 de diciembre de 2010

Reconexión cerebral

Tras leer este interesante artículo de América Valenzuela, he recordado la Ted Talk en donde el neurocientífico Michael Merzenich nos contaba sus experimentos e investigaciones. Aquí la dejo (está subtitulada al castellano). Creo que es bastante interesante y merece la pena verla de nuevo.


viernes, 24 de diciembre de 2010

El diccionario del diablo define: Navidad

Navidad: día distinguido y consagrado a la glotonería, las borracheras, el sentimentalismo, la recepción de regalos, el aburrimiento público y la vida doméstica.
¡Cómo! ¿Qué no soy religioso? Deberías saber, amigo mío, que todas las Navidades me emborracho.
Claro que soy cristiano, ningún monje piadoso honra al Señor con una borrachera tal.
_____________________________
Fuente: "El Diccionario del diablo".  Ambrose Bierce. Ed Galaxia Gutemberg. ISBN: 84-8109-359-9
Imagen: Rob Sheridan

____________________________________________________________

jueves, 23 de diciembre de 2010

¿Estudias química? Ya no necesitas memorizar la tabla periódica.

La chuleta perfecta para no tener que memorizar la tabla periódica de los elementos químicos. ¿No me crees? Mira este vídeo:



Bueno, hay que tener buena vista... y un pelo largo, aunque solo sea uno. :-D

Lo he visto aquí, a través de una recomendación de @Cendrero.

martes, 21 de diciembre de 2010

La influencia de la mitología en la ciencia (4ª Parte): Mercurio

El veloz mensajero de los dioses



Mercurio, en la mitología romana, era el dios del comercio y mensajero de las divinidades. Hijo de Júpiter y de Maia, Mercurio fue la adaptación romana del mito griego Hermes.

La figura de Mercurio se caracteriza por su particular indumentaria: sombrero y sandalias aladas, bolsa para el dinero y el inconfundible caduceo, una vara con dos serpientes entrelazadas característica de los heraldos de los dioses. Mercurio casi siempre iba acompañado de una cabra (símbolo de la fertilidad), un gallo (el heraldo que anuncia un nuevo día) y una tortuga (en alusión a la lira). Se ignora cómo tan variada e inquietante compañía podía seguir su ritmo de trabajo, porque Mercurio era muy, pero que muy veloz...


El planeta más rápido, el metal que corre y el niño con azogue

¿Cuál es el planeta que se mueve más rápido respecto al sol? Evidentemente el más cercano, y ese es Mercurio. No es de extrañar que recibiera por tanto ese nombre asociándolo con el dios alado. Parece ser que en la Grecia antigua se generó una confusión respecto a este astro y lo llamaban de dos formas distintas, creyendo que eran dos cuerpos celestes diferentes: Apolo a primera hora de la mañana y Hermes (Mercurio) cuando era visible al anochecer. Fue el genial matemático Pitágoras quien propuso que no eran dos planetas sino sólo uno. Prevaleció el raudo Hermes (Mercurio).


Sobre Mercurio podemos decir que es el planeta más pequeño de nuestro sistema solar, carece de satélites, y es el más próximo al Sol. Describe en 88 días terrestres una órbita cuyo plano forma un ángulo de 7º con la eclíptica. Posee una atmósfera poco densa y una temperatura en su superficie que oscila entre 350ºC y -170ºC.

Mercurio comparte con la tierra la característica de ser un planeta rocoso (70% elementos metálicos y 30% silicatos). Su densidad es de unas 5,5 t/m3, algo más pequeña que la densidad de la Tierra. Una curiosidad sumamente interesante, por no decir lírica, respecto a este planeta, es que si pudiéramos permanecer sobre la superficie de Mercurio, soportando su atmósfera y sus temperaturas extremas, seríamos capaces de presenciar un hecho absolutamente insólito: un amanecer doble. Veríamos como el Sol sale (un Sol inmenso, por cierto), se detendría un instante, se ocultaría nuevamente por donde salió y posteriormente nos maravillaríamos de ver un nuevo amanecer y el Sol seguiría su recorrido por el cielo. No estaría mal presenciar este espectáculo. Esperaremos, porque es uno de los candidatos para una futura colonización.:-)


Si los antiguos atribuyeron las propiedades de velocidad de su dios Mercurio a este planeta, no es de extrañar que esas atribuciones se hicieran extensivas a la metalúrgia y elementos metálicos conocidos. Así, el hierro (materia prima de las espadas y lanzas) fue asociado con el dios de la guerra Marte, el plomo (ese metal pesado y de tonalidad mate) a Saturno, el estaño a Júpiter y a ese metal líquido que se desplazaba con vivacidad y alegría...mercurio (o azogue).

Poco más voy a decir sobre el mercurio como metal, salvo que nunca juegues con él, y que fue la causa de que el sombrerero de "Alicia en el País de las Maravillas" estuviera algo majareta.

En un principio al mercurio como metal se le denominaba también con el término azogue, y de ahí esa tan popular expresión de "Este niño tiene azogue" referida a una supuesta hiperactividad infantil. 





Referencias:

Wikipedia
http://history.nasa.gov/SP-424/ch1.htm

Imágenes:


http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Mercurius.jpg
http://www.jpl.nasa.gov/images/mercury/mercury-nsf.jpg

lunes, 20 de diciembre de 2010

Han pasado ya 14 años, tal día como hoy...



Y ésta fue su última entrevista. Lo siento, está subtitulada en portugués, pero se entiende bien. :-)



Un saludo, maestro.

jueves, 16 de diciembre de 2010

¿Quién fue (o es) el químico más importante de la Historia?

Los habituales de este blog recordarán que hace unos meses lancé la siguiente pregunta ¿Quién fue (o es) el segundo físico más importante de la historia?.
De la que surgieron algunas conclusiones en esta otra entrada: El segundo físico más importante de la historia. Resultados

Pues ahora toca mojarse con el mejor químico de la historia. En esta ocasión no tenemos la imposición de Asimov, que ya expliqué en su día, y podemos elegir a un ganador.

Como siempre, empiezo yo. Por poner en orden a los elementos químicos, pero sobre todo y más importante aún, por dejar huecos para los que vinieran detrás, propongo como mejor químico de la historia a  Dmitri Mendeléyev.

Linus, perdóname. ;-) 

PD.- El sistema peryódico (pulsa en la imagen para ampliarlo) es posterior a Dmitri, y un clásico de las facultades de ciencias.

martes, 14 de diciembre de 2010

Nisekagaku wo 10-bai tanoshimu hon

Si quieres saber de qué va hoy esta entrada con ese título tan aparentemente extraño -salvo que sepas japonés-, tendrás que seguir leyendo...
Hoy toca copia-pega salvaje. El siguiente texto, y que reproduzco a continuación, es una traducción del epílogo final del libro Nisekagaku wo 10-bai tanoshimu hon (El libro para pasárselo bomba con las pseudociencias) del autor japonés Hiroshi Yamamoto. 

¿Traducción? Os preguntaréis quién ha hecho ese trabajo tan perfecto. Parece que el mismísimo Yamamoto domina la lengua de Cervantes como el que más. Pues no, es una traducción del japonés hecha por el insigne Jesús Espí, creador del blog  Entomoblog (ganador del premio Research Blogging Awards 2010), un químico especializado en Bioquímica (mira, como uno que yo me sé ;-)), gran aficionado a la entomología y ex-residente del Imperio del Sol Naciente y actualmente ejerciendo profesionalmente en nuestro país como traductor de español-japonés.
El libro de Yamamoto, según cuenta Jesús en el mail que nos ha remitido a los colaboradores de Amazings es "un libro  en el que Hiroshi Yamamoto se dedica a desmontar algunas pseudociencias. Está escrito como si fuera un diálogo entre personajes (el padre, escritor, la madre, ama de casa, y su hija Yûho, estudiante de secundaria), lo que hace que sea bastante fácil de entender."




Sin más rodeos os dejo con este genial epílogo. Que lo difrutes. Y muchas gracias, Jesús. :-)

                                  _________________

Epílogo. Cultiva el pensamiento crítico

Yūho: Al final, ¿qué podemos hacer para no dejarnos engañar por las pseudociencias?
Padre: Ante todo, «mantener siempre presente la duda». No debes creer a la ligera todo lo que diga la televisión o veas escrito en libros o en internet.
Por otra parte, también debes sospechar cuando oigas cosas como «lo creo porque lo dice algún famoso» o «lo creo porque todos piensan así». Como has visto, lo que creen los famosos y mucha gente son, en realidad, pseudociencias.
Yūho: Ya, pero «duda» es una palabra que tiene una imagen negativa, ¿no?
Padre: No necesariamente. Ya has visto que las pseudociencias suelen ser peligrosas, difamatorias y sirven para sacar dinero. Y en los peores casos, incluso pueden provocar la muerte. Tomar precauciones para no caer en ellas es lo más correcto como persona.
Por supuesto, tampoco es cuestión de dudar sistemáticamente de todo. No hace falta dudar de una conversación normal. Pero cuando te encuentres con alguna historia jugosa, de miedo, que desconozcas o contraria al sentido común, lo primero que tienes que hacer es comprobar su veracidad.
Diez consejos para no dejarse embaucar por las pseudociencias:
  1. Comprobar la procedencia de la historia.
  2. Investigar quién lo ha dicho.
  3. Fijarse en la terminología.
  4. Echar un vistazo a las críticas.
  5. Fijarse en las cifras.
  6. Pensar con lógica.
  7. Hacer experimentos.
  8. Dudar sobre lo que se está viendo.
  9. No confundir el deseo con la realidad.
  10. Aprender el conocimiento científico correcto.
Padre: Si tienes cuidado en estos puntos, creo que reducirás las posibilidades de que te engañen.

1. Comprobar la procedencia de la historia

Padre: En primer lugar, hay que comprobar la veracidad de la historia. Es muy posible que, en realidad, sea pura invención como pasó con el «Cinturón de fotones» o el «Efecto del centésimo mono».
Yūho: Y todavía hay gente que engaña a los demás con mentiras, como los teóricos de la conspiración del 11 de septiembre, ¿verdad?

2. Investigar quién lo ha dicho

Padre: También es importante saber quién fue el primero que habló del tema. Evidentemente, personas que no son científicos y que hablan de temas que trastocan la ciencia actual –el «mensaje del agua», las teorías de la conspiración sobre el Apolo, la oposición a la teoría de la relatividad o la existencia del móvil perpetuo– están equivocadas desde el punto de vista científico. No debes confiar en ellas.
Yūho: Pero también hay científicos que han propuesto pseudociencias, ¿no?
Padre: En esos casos, tienes que comprobar su especialidad. Un científico fuera de su campo de estudio no deja de ser un aficionado. Es preferible no tomar en serio a un físico si habla de geología o a un médico si habla de física.
Por supuesto, también es importante comprobar si las teorías de esas personas tienen aceptación dentro del ámbito científico. Si la comunidad científica todavía no ha aceptado lo que proclaman uno o varios científicos, es muy posible que estén equivocados.

3. Fijarse en la terminología

Padre: Las pseudociencias suelen usar estos términos con bastante frecuencia: «ondas», «dimensiones superiores», «ondas escalares», «iones negativos», «agregados de agua». Si las oyes, es muy posible que se trate de alguna pseudociencia.
Yūho: También hay gente que no sabe lo que son y usa con un significado equivocado términos como «onda electromagnética», «fotón» o «ión», ¿verdad?

4. Echar un vistazo a las críticas

Padre: Si se trata de una pseudociencia, seguro que alguien la está criticando. Lee, compara y reflexiona sobre qué opinión es la acertada.
Yūho: Pero es muy difícil juzgar quién tiene razón cuando no se está muy puesta en ciencia.
Padre: Uno de los métodos para descubrir que se trata de una pseudociencia es si responde o no a las críticas. La ciencia auténtica corrige sus errores. Los autores de Lo que no hay que comprar o los teóricos de la conspiración del 11 de septiembre no escuchan las críticas y se mantienen en sus trece, repitiendo siempre la misma cantinela; si les señalas sus errores y no los corrigen, se trata de pseudociencia con toda seguridad.

5. Fijarse en las cifras

Padre: En las pseudociencias suelen aparecer multitud de cifras. Si son accesibles, trata de hacer cálculos.
Yūho: Cierto. Cuando hablamos de la cantidad de plaguicidas que quedaban en los productos alimenticios e hice los cálculos, me di cuenta de los ridículos que eran los resultados.

6. Pensar con lógica

Yūho: ¡Ah! ¡Esto también lo sé! Por ejemplo, las teorías de la conspiración sobre el Apolo y el 11 de septiembre no tienen por dónde cogerse: si la bandera se movía, podían haberla considerado como una toma falsa, ¿no? o ¿qué sentido tenía lanzar un misil contra el Pentágono?
Padre: También hay muchos que sostienen que lo de la energía libre es una conspiración. Dicen que si aún no se le ha dado una utilidad práctica es porque las empresas petrolíferas y los fabricantes de coches lo están impidiendo.
Yūho: ¿Cómo es que aún no ha salido a la luz una conspiración tan grande? Además, ahora los fabricantes de coches han empezado a sacar modelos que ahorran energía. Si de verdad pudieran hacerse coches que funcionan sin gasolina, ¿no serían las primeras en investigarlo activamente?
Padre: Cierto.

7. Hacer experimentos

Padre: Aunque sea imposible hacer experimentos caros o que requieran instalaciones caras, hay experimentos sencillos que se pueden hacer en casa.
Yūho: ¿Por ejemplo?
Padre: Los que hicimos en su día sobre eliminar las nubes o derribar a gente con el quigong. (Ver El libro para pasárselo bomba con los programas de ocultismo.)
Yūho: ¡Ah! ¡Es verdad! Esos no cuestan nada.

8. Dudar sobre lo que se está viendo

Padre: Los que creen en las nubes sísmicas piensan que han visto una nube extraña cuando en realidad no es más que el rastro dejado por un avión. Los teóricos de la conspiración del Apolo no se creen que el pequeño módulo de ascenso pudiera dejar la luna cuando ven las imágenes del despegue y los del 11 de septiembre creen que el desplome de las torres del World Trace Center parece la demolición con explosivos de un edificio. Ambos casos tienen una explicación científica aunque no lo parezca. Juzgan basándose en sus propias impresiones subjetivas.
Yūho: El ilusionismo es algo parecido; muchos trucos engañan a la vista.
Padre: Por eso mismo no hay que fiarse de la subjetividad. Las cosas no tienen por qué pasar necesariamente como uno las ve.

9. No confundir el deseo con la realidad

Padre: La gente que se creyó el libro Los peligros del cerebro de videojuego quiere que los videojuegos sean peligrosos. Los partidarios del creacionismo no desean bajo ningún concepto que el ser humano descienda del mono. Pero una cosa es el deseo y otra muy diferente es la realidad.
Yūho: Eso es porque la realidad nunca suele ser como uno desea. Por ejemplo, nunca se sacan buenas notas en los exámenes, nunca es suficiente el dinero de la paga... (risa)
Padre: Las pseudociencias abusan de las aspiraciones de la gente. Deseos como estar sano, adelgazar, ganar dinero, conocer el carácter de los demás...
Yūho: Sí, hay muchos.
Padre: Por eso hay que saber distinguir claramente entre el deseo y la realidad. Cualquier historia que hable de concederte los deseos es, en principio, sospechosa.

10. Aprender el conocimiento científico correcto

Padre: Al final, creo que todo se reduce a esto. Adquirir el conocimiento científico correcto minimiza el riesgo de caer en las garras de la pseudociencia. Con los conocimientos de ciencia de secundaria se pueden rebatir bastantes.
Yūho: Eso significa que tengo que hincar los codos con las ciencias, ¿no?
Padre: No basta sólo con estudiar. No debes olvidar de adulto lo que has aprendido.
La mayoría de la gente embaucada por las pseudociencias tiene el bachillerato y estudios universitarios. Lo que pasa es que muchos han olvidado lo que aprendieron. Da igual que saques buenas notas en los exámenes; de nada te sirve estudiar si no aplicas esos conocimientos en la vida real.
Yūho: Ya veo. La ciencia es útil en la vida, ¿verdad? ¡No debo olvidarlo!

lunes, 13 de diciembre de 2010

El diccionario del diablo define: Amigo




Amigo: investigador en el portaobjetos de cuyo microscopio vivimos, nos movemos y somos.

 

Fuente: "El Diccionario del diablo".  Ambrose Bierce. Ed Galaxia Gutemberg. ISBN: 84-8109-359-9
Imagen: Dosis diarias (Alberto Montt)

viernes, 10 de diciembre de 2010

¿Fue James Clerk Maxwell lo que calificaríamos ahora como un "nerd"?

Que conste, y lo digo al principio de este artículo, que no me gustan nada ciertos estereotipos; los veo como injustos, crueles la mayoría de las veces y siempre innecesarios, y creo que son fruto de mentes miserables que anteponen la asociación fácil al esfuerzo de empatizar o pensar, aunque sea sólo mínimamente, en lo que están diciendo o a quién están señalando. No soy una persona a la que le guste prejuzgar o etiquetar, al menos suelo hacer el esfuerzo de intentarlo, y la experiencia me ha confirmado que casi siempre las primeras impresiones son precisamente eso, las primeras, luego vienen las demás. De hecho, uno de mis lemas preferidos, que a veces me repito en plan mantra, es una famosa cita de Soren Kierkegaard que dice así: "Si me etiquetas, me niegas". También suelo hacer caso al subtítulo de este blog y tomar cierta perspectiva de las cosas y de las situaciones.


Hay un tipo de esterotipo, en el ámbito de la ciencia, que nos muestra a los científicos  como unos locos despistados, con gafas de culo de vaso, inadaptados sociales, nulos deportistas, que no se comen un rosco ni en Reyes y que visten como si estuvieran amortajados. Lo que se conoce popularmente como nerd, un término anglosajón surgido en los años 70 y que podríamos traducir como empollón, cerebrito o también como bicho raro. Hay muchos ejemplos: Jerry Lewis en "El profesor chiflado", Flippy del programa El Hormiguero, Sheldon Cooper de la exitosa y divertida serie "The Big Bang Theory". Serán divertidos -no en el segundo de los casos que he citado- pero a mi juicio causan más daño que beneficio.

Pensemos un momento en científicos o divulgadores reales...¿Quién nos viene a la mente?..., bueno sí, Einstein quizá vistiera siempre igual o mostrara un look digamos peculiar, pero por cada uno que buscáramos como pieza que encaje dentro del estereotipo seríamos seguro capaces de contrarrestar con otro totalmente opuesto. Si me preguntas por Einstein y su look, contrarestaría, por ejemplo con el elegante Richard Feynman. Si pensamos en algún científico misógino -no diré nombres- pues la mejor réplica conocida es un todo un figura como Erwin Schrödinger, de quién se dice que era un mujeriego empedernido, tuvo dos esposas y varias amantes a la vez... Y si hablamos de inadaptación social y nos viene a la cabeza, por ejemplo, Isaac Newton, quién mejor que Bertrand Russell o Linus Pauling como ejemplos de todo lo contrario. Podríamos estar todo el día dando nombres. Y seguir con otros muchos ejemplos más cercanos a nosotros: conocidos en la universidad o centros de investigación, etc.


El gran Carl Sagan, otro ejemplo de que el esterotipo nerd no es para nada real, trató este tema en el capítulo 23 de su libro El mundo y sus demonios. Y lo hizo para introducirnos en la figura de uno de los físicos más importantes de la historia: James Clerk Mawell.



No cabe duda alguna de que el escocés James C. Maxwell fue una de las mentes más lúcidas de la física que han existido. Sus logros en electrodinámica y en la teoría cinética de los gases marcaron un punto de inflexión en la historia de la física. En su conocida obra publicada en 1865 "A Dynamical Theory of the Electromagnetic Field" desarrolló su revolucionaria teoría general de los campos electromagnéticos unificando el electromagnetismo con la óptica. Pero Maxwell fue más allá e incluso realizó importantes avances en astronomía, demostrando la naturaleza de los anillos de Saturno o refutando la teoría nebular sobre la formación del sistema solar. Un genio indiscutible, pero dicen sus biógrafos que algo "rarito".


Maxwell procedía de los Clerk, una tradicional familia de la aristocracia escocesa, un linaje que remontaba su influencia en la sociedad británica desde hacía más de dos siglos. La trayectoria educativa de Maxwell comienza en Glenlair (la hacienda de su padre) de donde pasó a la Academia de Edimburgo y posteriormente a la Universidad de esa ciudad. Maxwell brillaba por poseer una renacentista cultura, destacando especialmente en ciencias y en matemáticas. A la edad de catorce años publicó su primer ensayo matemático, un método para dibujar curvas ovaladas con ecuaciones de grado superior a las de las elipses, utilizando lápiz, cuerda y dos alfileres.

El joven Maxwell era irónico, poco dado a la risa fácil, y solía expresarse en público empleando hipérboles. No ocultaba su acento provinciano y no era alguien preocupado por vestir a la moda, de hecho vestía buscando la comodidad y no se preocupaba de su aspecto. En la escuela le llamaban "Dafty", un término coloquial que deriva de daft, chiflado o loco en inglés. Es conocida su autoría de un estudioque pretendía resolver la siguiente cuestión: "¿Por qué un gato siempre cae de pie, incluso cuando se le da la vuelta y se suelta desde una altura de dos pulgadas?". He intentado encontrar ese peculiar estudio, pero no lo he conseguido, al menos no está accesible en internet. Lo que está claro es que Maxwell era una mente excepcional y no se preocupaba más que de su pasión: la ciencia y el conocimiento, descuidando otros aspectos de su vida.


Como señala Sagan en El mundo y sus demonios:

"Muchos años después, en 1872, en su conferencia inaugural como profesor de física experimental de la Universidad de Cambridge, aludió al estereotipo de científico nerd «bicho raro»:
 No hace tanto tiempo que se consideraba necesariamente al hombre que se dedicaba a la geometría, o a cualquier ciencia que requiriese una dedicación continua, como un misántropo que ha tenido que abandonar todos los intereses humanos para entregarse a abstracciones tan alejadas del mundo de la vida y la acción que se ha vuelto insensible a las atracciones del placer y a las exigencias de la obligación.
Sospecho que «no hace tanto tiempo» era la manera de Maxwell de recordar las experiencias de su juventud. A continuación decía:
En el día de hoy no se contempla a los científicos con el mismo temor respetuoso o la misma sospecha. Se considera que están de acuerdo con el espíritu material de la época y que forman una especie de partido radical avanzado entre los hombres cultos.
Toda una declaración de intenciones y un duro golpe al estereotipo. 
Así era Maxwell, sin duda un gran personaje de la física, al que siempre recordaremos por sus elegantes ecuaciones...



Si tienes una camiseta como ésta (o te gustaría tenerla) ...por favor, haz que te lo miren. Es grave.

Referencias:
El Mundo y sus demonios. Carl Sagan
http://www.uncachodeciencia.org/wp-content/uploads/jcmaxwell.pdf

Imágenes:
http://www.nytimes.com/imagepages/2004/10/12/movies/12dvd.ready.html
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/a/ac/YoungJamesClerkMaxwell.jpg

NOTA: Esta entrada es la contribución de EPAP a la XIV edición del Carnaval de la Física, que en esta ocasión organiza el blog  Las Historias Eulerianas, un espacio creado por Eulez, el amigo nerd (físico, dibujante, ciclista, ...) y uno de los perpetradores de la revista Quanto. Cachis, he vuelto a estereotipar a alguien :-P

martes, 7 de diciembre de 2010

Todas las galaxias conocidas en un minuto y medio

Vía Amazings.es (@Irreductible) he conocido esta maravilla de vídeo, en donde en apenas un minuto y medio podemos dar un vertiginoso paseo en 3D por todas las galaxias que conocemos en la actualidad.



Enlace original: aquí

sábado, 4 de diciembre de 2010

¿Por qué las reinas son distintas de las plebeyas?

Me estoy refiriendo a las abejas. :-)

Francis (th) Emule Science News, compañero colaborador de Amazings.es y autor de uno de los blogs más interesantes sobre ciencia de los que circulan la red, nos dejó ayer un excelente artículo sobre la abeja obrera y  abeja reina en relación a su diferencia epigenética.

El término epigenética (del griego epi, en o sobre, y -genética) ha evolucionado para incluir en su definición a cualquier proceso que altere la actividad de los genes sin cambiar la secuencia del ADN y que conduce a modificaciones que incluso pueden transmitirse a células hijas (algunos experimentos muestran que los cambios epigenéticos pueden ser incluso reversibles).

En el caso de las abejas, el artículo The Honey Bee Epigenomes: Differential Methylation of Brain DNA in Queens and Workers publicado por PLoS Biology el mes pasdo nos sugiere que la diferencia -por ejemplo, en la capacidad de reproducción- entre la abeja reina y la abeja obrera (ambas con idéntico genoma) es de de tipo epigenético. 550 genes en el genoma de las abejas obreras están metilados, lo que afecta a la expresión génica (transcripción ADN -->ARN) de dichos genes. Al menos es la apuesta de los autores como causa de la diferenciación entre ambas. Esperaremos.
                                                _____________________________

                              

Si alguien quiere profundizar sobre el futuro y las implicaciones de la epigenética, dejo a continuación un vídeo de Redes -que por cierto, me encantó- en donde superPunset entrevista a Manel Esteller, un referente sobre esta disciplina que trabaja en nuestro país. Imprescindible.




Más información:
http://francisthemulenews.wordpress.com/2010/12/03/la-diferencia-epigenetica-entre-una-abeja-y-una-abeja-reina/http://francisthemulenews.wordpress.com/2010/12/03/la-diferencia-epigenetica-entre-una-abeja-y-una-abeja-reina/
Imagen de la reina:
http://www.sodahead.com/fun/the-royal-queen-bee-is-fast-approacing-5000-raves/blog-62325/?page=7

miércoles, 1 de diciembre de 2010

El cubata fluorescente

Una de las secciones con más "éxito" de este blog es la que bauticé  -acertada o desgraciadamente- como Curio-Tox, una sección que recoge diversas curiosidades relacionadas con algunos agentes químicos de especial o relevante toxicidad. Lo de "éxito" lo entrecomillo claramente ya que como siempre digo, y bien sabéis e insisto, EPAP es un blog sin más aspiraciones que el uso y disfrute personal del que lo escribe. Sin más. No hay beneficio económico o de algún otro tipo de por medio -ni lo busco-, salvo dejar un pequeño referente o legado a "los que vienen detrás". Y sinceramente, para mí el mejor logro en el momento presente es que alguien lea lo que escribo, y si encima le gusta, mejor que mejor.


Gracias a todos los que habéis pasado por el blog, y en particular a los que han comentado en alguna ocasión algún post. Si os conociera en persona os invitaría a un gin tonic, o a una tónica con limón (para los abstemios) pero se quedará en una invitación virtual...salvo para los conocidos que me lo pidan, claro.


¿Y por qué un gin tonic o mejor aún una refrescante tónica? Pues porque va a ser nuestro protagonista de hoy, no precisamente por la acción del alcohol como tóxico -me lo reservo para otro día- sino por la presencia de la quinina en su composición. Todos hemos leído en las etiquetas de las botellas, botellines o latas de tónica aquello de "Contiene quinina". Pero ¿Qué es la quinina?

La quinina (también llamada chinchona) es un alcaloide extraído de la corteza del árbol de la quina o quino o más correctamente Cinchona pubescens, un árbol bastante frecuente normalmente en países de clima tropical. Se ha venido utilizado durante muchos años como un agente para combatir la malaria

Aunque no cura la enfermedad, era un tratamiento sintomático bastante efectivo que aplacaba los terrible escalofríos y fiebres producidos por la malaria.


La quinina es tóxica, aunque a las dosis en las que se añade a la tónica como aroma (máximo 80 ppm) no presenta aparentemente ningún problema. Tranquilidad absoluta para los amantes del gin tonic, antes caerás tumbado que intoxicado por quinina. Y respecto a los que toman su tónica con su limoncito a secas... ¿Cuántos litros de esta amarga bebida eres capaz de ingerir? Tampoco es fácil abusar de ella.

Pero sí, las intoxicaciones con quinina existen y se producen con frecuencia en el ámbito de un uso -no autorizado, por supuesto- como abortivo. Se conocen sus efectos a través de la "sabiduría popular" y se han descrito casos de embarazadas que han recurrido a la ingesta de grandes dosis de quinina con el fin de inducir un aborto. La qunina atraviesa la barrera placentaria y se estima que su absorción por vía digestiva representa un 90% de la dosis ingerida. La acción tóxica la ejerce sobre todos los grupos musculares del cuerpo, en los que reduce considerablemente la respuesta convulsiva, la excitabilidad de la placa neuromuscular y la distribución de calcio en el músculo. Tiene otros efectos de tipo cardíaco, llegando a producir un bloqueo aurículoventricular, y también un efecto de hipoglucemia sintomática. El tratamiento de las intoxicaciones por quinina es similar al empleado en otros alcaloides, uso de neutralizantes (tanino y lugol), tratamiento antagonista, lavado gástrico, etc.



A estas alturas, y aburrido de tantos efectos, al fin y al cabo no es una intoxicación muy frecuente, te estarás preguntando por el título del post de hoy. ¿Cubata fluorescente? Pues sí.
 

Pregunta: ¿Alguna vez, en algún garito de esos tan cutres que se caracterizan por tener una iluminación fluorescente -normalmente de luz  ultravioleta- has observado este efecto visual tan curioso?



Seguro que muchas veces.
Una peculiar característica de la quinina es que es un compuesto muy  fluorescente, especialmente en disoluciones ácidas o ligeramente ácidas, como puede ser la tónica.
La fluorescencia es una fotoluminiscencia que se extingue al cesar la radiación que la provoca, al contrario que la fosforecencia en donde la fotoluminiscencia permanece algún tiempo.
 
Es lo que observamos si sometemos a nuestro cubata de gin tonic o a nuestra tónica (que contiene unas 50 ppm de quinina) a la acción de la luz ultravioleta. En nuestro caso la quinina disuelta emite luz visible al absorber radiación de una longitud de onda menor (ultravioleta). La diferencia entre la energía que se absorbe -del fotón ultravioleta- y la emitida -del fotón visible- se disipa en forma de calor. Si el proceso es rápido hablamos de fluorescencia y si es lento de fosforescencia. 

En resumen, la quinina (contenida en nuestro cubata o en la tónica) absorbe la luz ultravioleta y emite una luz azulada que es esa luz tan característica que vemos.
Esa intensidad de emisión de fluorescencia observable en la disolución es directamente proporcional a la concentración de quinina, siempre y cuando mantengamos constantes factores como la intensidad de la fuente de excitación, por ejemplo.
                                            --------

Para los que aún estáis en activo y os tomáis los cubatas en los bares o discotecas o donde se tomen ahora, si hay luz ultravioleta de por medio, ya tenéis un buen tema de conversación; o bueno, quién sabe, se puede usar un poco de ciencia para ligar. Yo no lo aconsejo, la verdad... Te arriesgas a que tu presa huya despavorid@. Yo lo haría.   :-)




Más información:
http://toxnet.nlm.nih.gov/
http://www.nutricion.org/publicaciones/revistas/NutrClinDietHosp08%2828%292_20_25.pdf
Libro: "Medicina Legal y Toxicología Forense". Gisbert Calabuich. Editorial Masson 7ª edición



Imágenes:
http://en.wikipedia.org/wiki/File:Quinine-2D-skeletal.png
http://www.instructables.com/id/Fluorescing-gin-tonic/
http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Tonic_water_uv.jpg

domingo, 28 de noviembre de 2010

La rueda de la ciencia

Hace un par de días tuiteé la siguiente cita del grandísimo Santiago Ramón y Cajal

"Al carro de la cultura española le falta la rueda de la ciencia."

Bueno, pues su difusión ha tenido tanto éxito que ha llegado hasta Microsiervos gracias a un RT de @alexvega. El mérito es de Don Santiago.


¿Aún hay esperanza?... Me reservo mi opinión. :-(

sábado, 27 de noviembre de 2010

El diccionario del diablo define: Profético

Profético: soñar con el diablo la noche anterior a la boda.



Fuente: "El Diccionario del diablo".  Ambrose Bierce. Ed Galaxia Gutemberg. ISBN: 84-8109-359-9
Imagen: Dosis diarias (Alberto Montt)

viernes, 26 de noviembre de 2010

Why work doesn't happen at work

Aviso, esta Ted Talk no está aún subtitulada. Avisaré en cuanto lo esté. Aun así se entiende bastante bien.

Jason Fried tiene una teoría un tanto radical de lo que es el trabajo: que la oficina no es un buen lugar para hacerlo. ¡Gran descubrimiento!, por cierto. Con el símil de los M&Ms, Jason nos ofrece tres sugerencias para extenderlas a nuestro trabajo.




Menos mal que es viernes.

jueves, 25 de noviembre de 2010

La influencia de la mitología en la ciencia (3ª Parte): Perseo

La astucia del héroe que evitó la mirada petrificante

Hubo una época en que las diosas y los dioses se unían libre y apasionadamente a los ingenuos mortales. Fruto de esas extrañas uniones románticas nacían unos niños especiales, seres distintos, admirables, valientes y fuertes, sublimes semidioses. Cuando crecían se convertían en héroes y heroínas.

Uno de ellos fue Perseo.
Hijo de la mortal Dánae y del promiscuo Zeus, Perseo fue engendrado mediante una original artimaña urdida por su padre. El padre de Dánae, Acrisio el rey de Argos, había encerrado a su bella hija en una torre de bronce, temeroso de una profecía que auguraba que su nieto -el hijo de Dánae- le mataría. Dánae permanecía aislada y recluida en la torre pero el hábil Zeus se manifestó en forma de lluvia de oro y accedió a Dánae, dejándola embarazada. Perseo nació en el cautiverio de su abuelo, y no fue hasta que tuvo cuatro años, cuando las risas y travesuras del pequeño le descubrieron ante Acrisio. Furioso ante este descubrimiento y traición, Acrisio ordenó construir un gran cofre de madera. Madre y niño fueron arrojados al mar y abandonados a una muerte segura.

Nadie escapa a su destino, y las profecías de los oráculos rara vez fallaban, para desgracia de Acrisio. Perseo y su madre sobrevivieron a las tormentas y tempestades, y fueron rescatados por un pescador cerca de la isla de Sérifos. El pescador, Dictis, recogió a Dánae y su hijo y los llevó a la corte de su hermano Polidectes, el rey-tirano que gobernaba en la isla. Polidectes se encaprichó apasionadamente de Dánae y la cortejó sin éxito durante años. Dánae rechazaba sistemáticamente a su pretendiente con la excusa de que sólo vivía para su hijo.

Un día, Dánae acudió a una fiesta que organizó el rey, con su hijo Perseo convertido ya en un fuerte y valeroso chicarrón. La fiesta comenzó a animarse, la bebida corría sin mesura y el rey Polidectes hizo una propuesta: pidió a los presentes que le entregasen un caballo cada uno como regalo para poder ofrecérselo a la princesa Hipodamía para conquistarla. Perseo no tenía caballo, pero animado por el exceso de vino, prometió al rey que haría cualquier cosa por complacerlo, incluso traer la cabeza de Medusa, una de las temibles gorgonas capaz de convertir a cualquier hombre en piedra con su mirada. Justo lo que Polidectes pretendía, una hazaña suicida que le despejaría el camino hacia Dánae.

A la mañana siguiente, y enviados por Zeus, Atenea (Minerva) y Hermes (Mercurio) le proporcionaron a Perseo consejos y armas para su valiente cruzada. Atenea le entregó un brillante escudo y el casco de Hades (Plutón), dios del inframundo. Un casco que otorgaba invisibilidad a quién lo llevara puesto. Hermes le regaló una espada curvada en forma de hoz y unas sandalias aladas. Para encontrar el escondite de Medusa, Perseo fue en busca de las Grayas, tres horribles ancianas que compartían un mismo ojo y un mismo diente, pasándoselos una a la otra alegremente. Perseo les arrebató el ojo y el diente, imponiéndoles la condición de que le revelaran dónde podía encontrar a Medusa. Las Grayas no tuvieron otra opción que mostrarle el camino a Perseo.
Una vez en la residencia de las gorgonas, Perseo utilizó su casco de invisibilidad y el escudo reflectante para buscar a Medusa de forma indirecta, mirando su reflejo mientras se acercaba a ella. El cabello sinuoso de Medusa se contorsionó al percibir su presencia, pero ella no veía a nadie a quién atacar. Perseo cortó la cabeza de Medusa con su espada evitando su mirada. Introdujo la aún caliente cabeza en su bolsa y salió de aquella morada a toda prisa -utilizando sus sandalias aladas- perseguido por las furiosas hermanas de Medusa. De la sangre que brotaba de la cabeza decapitada de Medusa nacieron el caballo alado Pegaso y el gigante Crisaor.

Durante su viaje de regreso, Perseo se encontró con el titán Atlas que le entorpeció el camino. Al ver que Atlas no le permitía seguir, le mostró la terrible cabeza de Medusa que aún mantenía su poder. Atlas quedó transformado en una enorme cordillera de montañas, que hasta el día de hoy sostienen al cielo con sus cumbres.

Perseo siguió volando, atravesando el océano, hasta que encontró encadenada a una roca a una bellísima joven totalmente desnuda. Herida en brazos y piernas, la indefensa chica estaba a punto de ser devorada por Ceto, un gigante y terrible monstruo marino, hijo de Gea y Ponto. Perseo descendió a toda velocidad desde el cielo y atacó a Ceto en una lucha sin cuartel que se zanjó de nuevo con el arma secreta de Perseo, la cabeza de Medusa.

Una relación que empieza así, no puede terminar más que en matrimonio. La aliviada rescatada de la muerte era Andrómeda, hija del rey Cefeo y de la reina Casiopea. Al igual que Níobe, Andrómeda y su madre habían osado equipararse en belleza a las Nereidas, las ninfas del mar y encontraron la cruel ira de Poseidón. La única manera de calmar al dios del mar y que no destruyera su reino era ofreciendo a Andrómeda en sacrificio al monstruo Ceto.

Al final, Poseidón perdonó a Casiopea y le regaló una constelación en el cielo próxima a la constelación de Cefeo.

Tras resolver algunos malentendidos con el tío de Andrómeda y vengarse de Polidectes (utilizando de nuevo la dichosa cabecita de Medusa), Perseo y Andrómeda se casaron, fueron felices, y tuvieron seis hijos: Perses, Alceo, Heleo, Méstor, Esténelo, Electrión, y una hija llamada Gorgófone.

A su muerte, Perseo y Andrómeda recibieron por los dioses sendas constelaciones en su honor, con la inquietante presencia de la estrella Algol, que brilla de forma variable evocando al mortífero ojo de Medusa.


Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia

Las míticas hazañas de Perseo fueron muy populares entre los antiguos griegos, los cuales llenaron el cielo de
constelaciones que representaban a muchos de los personajes que hemos citado en esta mítica historia.



La constelación de Perseo representa a nuestro héroe y sus armas: el casco de Hades, el escudo de Atenea, y la espada en forma de hoz. Perseo porta en su mano la cabeza de Medusa, cuyo ojo corresponde a la estrella Algol también llamada Beta Persei.

Una estrella variable que cada 68 horas aproximadamente pierde de forma instatánea casi todo su brillo, el cual recobra al cabo de unas cinco horas.

En el esquema celeste, Perseo o Perseus se incluye en el conjunto que engloba a otras constelaciones con nombres como Cefeo, Casiopea, Andrómeda, el caballo alado Pegaso y el monstruo Cetus. Todo queda en casa.

Pero en esta constelación podemos encontrar algo más lírico. Podemos incluso hablar de lágrimas. Me estoy refiriendo a las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo, una popular lluvia de meteoros o meteroides que todos los que vivimos en el hemisferio norte hemos observado alguna vez durante las noches de verano. Las lluvias de meteroides se denominan con el nombre de la constelación en donde se encuentra el radiante y tienen la particulariedad de que se repiten anualmente durante un período de tiempo concreto. El radiante de las Perseidas se halla localizado en la constelación de Perseo y Casiopea. El origen de las Perseidas o progenitor es el cometa 109P/Swift-Tuttle. Cuando este cometa, cuya órbita elíptica está en resonancia 1:11 con la del planeta Júpiter, pasa por el exterior del Sistema Solar, la interacción con el viento solar hace que su superficie se active. Los gases y materiales de la superficie del cometa salen despedidos al espacio, y pasan a orbitar al Sol en órbitas muy similares a las de su cometa de origen. Se forma lo que se denomina anillo de partículas o enjambre de meteoros. Cuando la órbita terrestre cruza los enjambres de cometas de periodo corto, se producen las lluvias de meteoros.

Uno de los primeros mártires del catolicismo fue San Lorenzo, uno de los siete diáconos de Roma que acabó sus días de forma terrible abrasado en una parrilla de fuego. La tradición dice que en medio de su letal condena, mientras se consumía su carne en el hierro candente exclamó: "Assum est, inqüit, versa et manduca" (¡Dadme la vuelta, que por este lado ya estoy hecho!)

En la Edad Media y el Renacimiento la lluvia de las Perseidas tenía lugar con mayor esplendor la noche de la festividad del 10 agosto, en la que se recordaba y veneraba a este irónico santo, de tal manera que se asociaron con las lágrimas que vertió el propio San Lorenzo cuando fue martirizado. 

Cada verano que pasa, cuando observamos en una despejada noche las maravillosas Perseidas, ya sean como lágrimas de dolor o lágrimas de otro tipo, la sensación es la misma...la misma dolorosa sensación que tuvo el replicante Roy Batty. La pérdida de una experiencia en un tiempo que jamás volveremos a recuperar. Un verano más en la vida, un septiembre acechante, la cuenta atrás..., Medusa mirando de frente. Y seguimos aquí. Somos héroes como Perseo, durante un año más. Disfrutemos del espectáculo. :-)


NOTA: Esta entrada partcipa en la XIII edición del Carnaval de la Física, organizada en esta ocasión por el blog  Gravedad cero.

Referencias:
Wikipedia

Mitología. Todos los mitos y leyendas del mundo. Ed. Círculo de lectores. ISBN:84-672-1262-4.


Imágenes:
http://www.esacademic.com/dic.nsf/eswiki/166019
http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Giorgio_Vasari_-_Persues_and_Andromeda.jpg
http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Sidney_Hall,_Perseus_and_Caput_Medus%C3%A6,_1825.jpg
http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Perseus_Hevelius.jpg