viernes, 17 de octubre de 2014

¿Se inspiró Mendeléyev en el Quinteto para piano de Schumann para la ordenación de los elementos químicos?

En el centro, Borodín (de pie) y Mendeléyev (sentado) | Fuente

¿Verdad que nunca lo habíais escuchado?... Yo tampoco. A veces se dice, y esto es más conocido, que la inspiración le vino a Mendeleyév en un sueño pero esta anécdota relacionada con Schumann es menos conocida.

Según escribió Daniel L. Morris en este artículo titulado Music of new spheres, y que fue publicado en 1969, cuando Dmitri Mendeléyev escuchó el Quinteto para piano de Robert Schumann le llegó un destello de inspiración al estilo de Kekulé y tantos otros, que le ayudó a organizar los elementos químicos en la tabla periódica. Al parecer Mendeleev y su familia estaban sentados en un sofá escuchando la interpretación de esta pieza a cargo supuestamente de su segunda mujer Anna Ivánovna Popova o de sus hijos y de repente tras escuchar la secuencia de siete notas de esta obra saltó, se sentó en su escritorio y organizó todos los elementos de una manera más completa que cómo lo había hecho John Newlands años antes. 

Pero parece demasiado bonito para ser cierto. De hecho, cuando Mendeléyev organizó la tabla periódica y lo publicó en su libro Principios de química (dos volúmenes, 1868-1870) ni siquiera estaba casado con Anna y por tanto es poco probable que esta anécdota sea cierta tal y como está contada. 

Pero nunca está de más escuchar a Schumann y buscar la secuencia o periodos en la pieza músical, si os apetece ;-) Que lo disfrutéis y buen finde.



NOTA: Este post participa en el XL Carnaval de la Química cuyo blog anfitrión durante este mes es Ciencia explicada

martes, 14 de octubre de 2014

Nos vemos en Soria Gastronómica [28/10/2014]

Web del congreso

Dentro del IV Congreso Internacional de Micología Soria Gastronómica tendré un hueco para hablar de Gastronomía en el límite.

Todos conocemos los deportes de riesgo pero, ¿existe una gastronomía de riesgo?, ¿podemos llegar al límite de nuestra salud o arriesgar nuestra vida de forma voluntaria en un restaurante? En esta charla hablaré de algunas de estas experiencias culinarias extremas y la ciencia que se esconde tras ellas. Y a continuación tendré el honor de participar en una mesa redonda con los grandes @ScientiaJMLN y @QuimicaSociedad.

Os espero allí en un par de semanas ;-)

Programa oficial

Cuenta Twitter del evento

sábado, 11 de octubre de 2014

'Ese punto azul pálido' supera el millón de visitas [Sorteo de un libro para celebrarlo]

Pues así parece que ha sido, queridos amigos y mejores lectores. Según las estadísticas de Blogger este espacio personal que nació hace cuatro años y medio con esta entrada (un tanto simple y cutrecilla pero que continúa siendo el espíritu del blog) ha superado el... ¡tachán! MILLÓN DE VISITAS. ¡Muchas gracias a todos por hacerlo posible!



Y lo mejor que se me ha ocurrido para celebrarlo es regalaros un libro. Así de poco original y así, en singular, lo que conlleva que hay que sortearlo. Lo siento, el presupuesto no me da para más. Eso sí, los gastos de envío corren de mi parte.

Bases

Tenéis que dejar un comentario que os identifique de alguna forma comentando brevemente vuestra opinión sobre EPAP o sobre alguna entrada en especial que os haya gustado, o para los viejos del lugar, qué os han parecido estos años de compartir mis inquietudes. Pero no hace falta enrollarse, con decir solo Hola entráis en el sorteo ;-)

Solo participará un comentario por persona pero podéis comentar a discreción. A cada comentario vuestro (a el primero) le asignaré un número correlativo por orden de publicación. Y el próximo viernes 17 de octubre a las 23:59 cerraré el plazo para participar. Una vez conocido el número total de participantes tomaré el número del primer premio de la lotería nacional del sábado 18 de octubre y lo dividiré por el número de participantes. El valor ganador será el resto de esa división más uno (como el resto tiene un valor comprendido entre 0 y "número de participantes - 1" se le suma uno a ese valor). Así garantizamos que sea aleatorio y transparente.

Ah, el libro. Pues para esta ocasión tan especial he elegido un libro que acabo de terminar de leer y que me ha encantado, todo hay que decirlo. Se trata de la novela ucrónica Tesla y la conspiración de la luz del periodista y escritor Miguel Ángel Delgado (@rosenrod) publicada hace unos días por Destino. Es una apuesta segura y os la recomiendo a todos pero especialmente a los teslianos. Ideal para los que hemos crecido de la mano de Julio Verne, H.G Wells y tantos otros.


Pero hay más. El agraciado o agraciada recibirá el libro dedicado personalmente por su autor (gracias Miguel A.) pero también por el alter ego de uno de los personajes que aparecen en el libro. Una chica tesliana que ha salido alguna que otra vez por aquí. ;-)

Buen fin de semana. Gracias por estar ahí y os recuerdo que podéis votarme en los Premios Bitácoras 2014 en la categoría de Ciencia desde este enlace. 

jueves, 9 de octubre de 2014

Así ponía los exámenes Carl Sagan

Fuente de la imagen: Smithsonian

Ya sabéis que desde que descubrí hace unos meses este filón me suelo pasar de vez en cuando en busca de nuevo material. Esta tarde he encontrado un documento bastante interesante. Se trata de un examen que puso Carl Sagan a sus alumnos de la universidad de Cornell; una universidad, por cierto, muy de actualidad en estos momentos porque dos de sus antiguos alumnos han recibido el Premio Nobel de Química este año. Pero volvamos al Sagan profesor. Este examen final corresponde a un curso denominado Astronomy 490 en 1986. Echadle un rápido vistazo (la redacción en inglés es bastante comprensible). ¿Veis algo raro?





¿A que sí? ¡Es un examen de pensamiento crítico! Un texto de Bernard Shaw y un experimento mental relacionado con la astrología... ¡Qué grande! 

En realidad este curso no era un curso de astronomía al uso, sino que abundaba el contenido relacionado con el pensamiento crítico y con cuyo material sagan escribió parte de su último y muy recomendable libro El mundo y sus demonios

Perdonad la vehemencia con estas entradas tan carlsaganianas, pero como dijo el propio maestro «Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento "new age" y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización...». 

Gracias :-)

NOTA: Este año me vuelvo a presentar a los Premios Bitácoras. En las I Clasificaciones parciales aparezco en cuarta posición. Por favor, sacadme de ahí. ;-)

Para votar es muy fácil: 

1. Entra aquí.
2. Valídate con FB o Twitter.
3. Introduce www.esepuntoazulpalido.com en la categoría de Ciencia.
4. Dale a "Votar"

Puede que el punto 3. venga antes que el 2. Pero de una forma u otra el proceso es similar. Gracias, amigos. 

domingo, 28 de septiembre de 2014

John Bonham y la cantidad de chupitos de vodka que pueden matar a una persona

John Bonham en 1975 | Fuente: Wikipedia

Continuamos la serie Curio-Tox de este blog en esta ocasión con un poco música y algo de química aplicada a la toxicología. 

El pasado jueves se cumplieron 34 años de la muerte del gran John Bonham, el que fuera miembro de Led Zeppelin, y en mi opinión (y creo que no soy el único) uno de los mejores baterías de rock de todos los tiempos.

La muerte de Bonham se produjo durante la madrugada del 25 de septiembre de 1980. El día anterior Bonham fue recogido por el entonces asistente del grupo Rex Rey para llevarlo a un ensayo de preparación de la próxima gira de Led Zeppelin en los Estados Unidos. Era el regreso de Led Zeppelin a los escenarios norteamericanos después de tres años. Durante el viaje camino del local de ensayo Bonham comenzó a meterse entre pecho y espalda chupitos de vodka y al parecer continuó sin parar de beber durante el resto del día hasta bien entrada la noche. Se estima que se tomó alrededor de cuarenta chupitos de vodka en menos de 24 horas, más o menos un litro en total. Finalmente a Bonham lo acostaron a dormir y nunca despertó. Tenía 32 años. La investigación oficial afirmó que causa de la muerte fue por asfixia al aspirar su propio vómito. Se descartaron otras drogas tras la autopsia.

La desaparición de Bonham supuso la disolución definitiva de Led Zeppelin, comunicada pocos meses después por el resto de componentes del grupo de forma oficial, y el fin de esta mítica banda de rock. Una de las mejores.

Aunque la muerte de Bonham no fue producida por intoxicación etílica sino por asfixia, muchas veces me han preguntado si es posible perder la vida bebiendo chupitos de vodka, por ejemplo, y qué cantidad sería necesaria. 

La respuesta en una primera aproximación es fácil de calcular con unos mínimos conocimientos de química y toxicología.

Las bebidas alcohólicas expresan la cantidad de alcohol (etanol) normalmente como un porcentaje sobre el total. La graduación alcohólica de una bebida es la expresión en grados del número de volúmenes de etanol contenidos en 100 volúmenes del producto a una temperatura de 20ºC. De esta manera en 100 mililitros de un vodka de 40º o 40% vol. de alcohol nos encontramos con 40 mililitros de etanol puro. Hasta ahí es sencillo.

Para calcular los gramos de etanol en cada chupito tenemos que multiplicar el contenido de un chupito (que es de unos 25 ml aproximadamente) por la densidad del etanol (que aproximamos también a 0,8 gramos/ml) y por el porcentaje de alcohol (40% en el caso de un vodka sueco cualquiera) y dividimos el resultado por 100. El resultado sería de unos 8 gramos de etanol en cada chupito de vodka. 

El etanol es un depresor del SNC y se estima que su dosis letal en humanos, entendida como la cantidad de tóxico necesaria para matar a una persona expresada en gramos por kilogramo de peso de la persona, se estima en unos 5g/Kg. Unos 300-400 ml de etanol ingerido en menos de una hora puede causar la muerte de un adulto medio.

¿Y de cuántos chupitos de vodka estamos hablando? Pues si consideramos un adulto de unos 80 Kg, la dosis letal se puede alcanzar con 400 gramos de etanol, que serían uno 50 chupitos que contienen 8 gramos de etanol cada uno como hemos calculado antes. Y esto tomado en un periodo muy corto de tiempo.

En realidad todo es un poco más complejo y habría que tener en cuenta otros factores como tolerancia, sensibilidad, ingestión de alimentos previa, metabolismo basal, la raza y otros muchos factores. 

Bonham no alcanzó la dosis letal ni de lejos con sus 40 chupitos en un día, pero la mala suerte hizo que la Parca se cruzara en su camino convirtiéndolo en leyenda de forma prematura. Nos queda no obstante su talento para la posteridad, o si no me creéis, ved este vídeo y juzgad vosotros mismos:




NOTA: Esta entrada participa en el participa en el XXXIX Carnaval de Química (edición: Y) (@CarnavalQuimica), que organiza durante este mes el recomendable blog Gominolas de Petróleo.