martes, 22 de noviembre de 2016

Mitología y ciencia #1 en Onda Regional de Murcia



Es un honor tener en Murcia una radio que apueste por la divulgación científica como lo hace Onda Regional de Murcia. Ya hablamos en su día -hace tres años- de esta emisora cuando se estrenó Kítaro y últimamente la ciencia está cada vez más presente en sus emisiones. Mil gracias.

Pues bien, con esos antecedentes no me lo pensé ni un segundo cuando la aclamada periodista aficionada a la ciencia Marta Ferrero (@MFerreroB) me ofreció participar en el programa matinal MuryCía para hablar de ciencia y mitología.



Cada dos lunes, hacia las 11:15 de la mañana, podréis escucharme en directo intentando divulgar conceptos científicos que han sido inspirados por algún personaje mitológico, y unos días después publicaré por aquí cada programa en forma de podcast.

En este enlace podéis escuchar o descargaros mi primera intervención (21/11/2016). Comenzamos con Tántalo. 

Que lo disfrutéis :-D
__________________

NOTA ACLARATORIA: Con las cosas del directo y lo ser primerizo me equivoqué en los primeros minutos al decir que la imagen 'Ese punto azul pálido' de la Voyager I estaba más allá de la órbita de Júpiter. En realidad quería decir de la de Neptuno. Que los dioses me perdonen ;-)

jueves, 10 de noviembre de 2016

'Stellar Evolution', una conferencia de George Gamow [Vídeo]


George Gamow (Odessa, 1904 - Boulder, 1968) es uno de mis divulgadores científicos de cabecera, al que sitúo en el mismo pedestal que a Isaac Asimov o Carl Sagan.

De origen ruso, cuyo acento nunca le abandonó, y nacionalizado estadounidense en el año 1940, Gamow ha pasado a la historia de la ciencia por sus trabajos en disciplinas aparentemente alejadas como la bioquímica o la astrofísica, destacando sus investigaciones sobre la nucleosíntesis estelar, la desintegración alfa y el código genético, además de ser un defensor -y gran divulgador- de la teoría del Big Bang.

He leído casi todo lo que ha caído en mis manos de Gamow en español: Uno, dos, tres... infinito, El nacimiento y la muerte del sol, los libros de Mr. Tompkins (algún fragmento ha caído en el blog) y por supuesto La creación del universo, uno de mis libros favoritos de este divertido genio. Pero jamás lo había escuchado o visto en algún vídeo. Por casualidad he encontrado esta clase magistral sobre evolución estelar que me ha dejado maravillado. No he encontrado mucha información sobre la misma, salvo que se impartió en la universidad George Washington, supongo que hacia principios o mediados de los sesenta y que pertenece a los archivos del Museo Aeroespacial de San Diego.

No importa. Lo que os recomiendo es verla completa, pese a estar en inglés, y hacer el esfuerzo. Se sigue bastante bien el hilo y las explicaciones y creo que merece la pena. Personalmente me ha servido para volver a descubrir a este grande de la historia de la ciencia y de la divulgación que siempre se caracterizó por su gran sentido del humor.

Que la disfrutéis. :-)

sábado, 22 de octubre de 2016

La influencia de la mitología en la ciencia (41ª Parte): Dione

[Nota inicial: Se puede consultar el resto de entregas de la serie sobre la influencia de la mitología en la ciencia desde este enlace]


Zeus y Dione | Fuente

En la mitología griega narrada por el poeta Homero, Dione era la hija de Urano y Gea, el cielo y la Tierra, dioses primordiales y los padres de la primera generación de Titanes y Titánidas, Cíclopes, Gigantes y Hecatónquiros. Estos últimos, también llamados Centimanos (del latin Centimani), eran unos seres descomunales de 100 manos y 50 cabezas, entre los que destacaba Briareo, conocido por aparecer mencionado en la obra cumbre de la literatura Don Quijote de la Mancha (Cap. VII, Primera parte):
«Levantóse en esto un poco de viento y las grandes aspas comenzaron a moverse, lo cual visto por don Quijote, dijo: pues, aunque mováis más brazos que los del gigante Briareo, me lo habéis de pagar.»
También hay referencia a él en la Divina Comedia de Dante (Canto XII, Purgatorio):
«Vi al Briareo con mortal herida, por el rayo celeste fulminado,
y su gran forma en hielo convertida;
y a Palas y a Timbren, y Marte armado,
ver con Jove los miembros palpitantes de titanes, en campo ensangrentado.»

Pero volviendo a nuestra protagonista Dione, para Hesíodo era en realidad hija de Océano y Tetis, y madre de Afrodita. Otras fuentes antiguas la asocian directamente con Afrodita y si acudimos a escritos más recientes, por decir algo, el escritor latino de origen valenciano Higino (64 a.C-17 d.C.) afirmaba que Dione era una pléyade, e hija de Atlas, el caudillo de los Titanes a quién Zeus castigó tras ser derrotado en la batalla con los Olímpicos con llevar en sus hombros el peso de los cielos como eterna condena. 

En todo caso, muchas referencias la suelen situar como esposa de Zeus. Y así aparece, por ejemplo, en el Oráculo de Dodona, junto al río Aspropótamos, un impresionante santuario dedicado a Zeus y el más famoso después del de Delfos.


Teatro de Dodona, que forma parte del Santuario de Zeus | Fuente


Plantas carnívoras, el satélite de Saturno, un asteroide y un género de mariposas

Si habéis visto la película La tienda de los horrores (The Little Shop of Horrors), ya sea en la versión de Roger Corman de 1960 o en la más reciente de Frank Oz de 1986, seguro que no olvidáis a la entrañable planta carnívora protagonista. 



Este tipo de plantas tan simpáticas  no suelen tener las habilidades que vimos en el cine, y menos aún, cantar tan bien. Reciben el nombre de Dionaea muscipula o 'Venus atrapamosas' (recordemos que Venus es la diosa romana equivalente a Afrodita, a la que algunos textos asociaban directamente con Dione). La planta «carnívora» de este género posee hojas cuyos semilimbos se cierran de forma brusca atrapando a los insectos cuando estos estimulan cerdas receptoras sensibles existentes en el haz para terminar con una digestión catalizada por enzimas.


Dione es el nombre de uno de los satélites naturales del planeta Saturno. El astrónomo francés de origen italiano Giovanni Cassini (1625-1712) lo descubrió en marzo de 1684 desde el Observatorio de París. Cassini, tras identificar cuatro satélites de Saturno (Jápeto, Rea, Tetis y Dione) y nombrarlos bajo la influencia mitológica por sugerencia de John Herschel, descubrió que había un hueco entre los anillos del planeta que se conoce actualmente como división de Cassini.



Dione tiene una apariencia inquietante muy similar a nuestra Luna pero con una composición distinta. Dos tercios de su masa es agua congelada, la superficie alcanza temperaturas cercanas a -200ºC y llama la atención en dicha superficie sus numerosos cráteres y unas líneas difusas que se cree son enormes acantilados de hielo. El satélite posee rotación síncrona, es decir, que si la viéramos desde Saturno nos mostraría siempre la misma cara, al igual que sucede con nuestra luna.

(106) Dione es también el nombre de un asteroide que se encuentra en el cinturón de asteroides descubierto en 1868 por el prolífico y célebre astrónomo James C. Watson, prolífico descubridor (22 asteroides en total) y quién sabe cuántos más hubiera si una peritonis no le hubiera costado la vida en 1880, cuando solo tenía 42 años.

La esposa de Zeus da nombre a un género de mariposas originarias de América: Dione



Curiosamente existe la Dione juno, descrita por el botánico alemán Wilhelm Heinrich Kramer, y que inevitablemente nos evoca a la diosa de la maternidad romana Juno, aunque sería una mezcla mitológica algo rara que dudo guarde relación. No he podido comprobarlo.

viernes, 21 de octubre de 2016

Hay un lugar en la galaxia... [Radio Skylab]

«Hay un lugar más allá de las nubes donde los observadores escudriñan las estrellas. Hay un lugar más allá de la atmósfera donde los intrépidos ponen a prueba sus límites. Hay un lugar más allá de la Tierra donde los visionarios sueñan con explorar. Hay un lugar más allá de la galaxia donde solo llega la imaginación. Únete a Radio Skylab, el podcast sobre el espacio, la ciencia y otras curiosidades»


Para este finde tan otoñal me gustaría dejaros con una recomendación muy especial. Últimamente escucho bastantes programas de ciencia en formato podcast, cosas de pasar el tiempo en la carretera entre el trabajo y actividades extraescolares variadas que me tocan como padre entregado. A los ya clásicos, y más que de sobra conocidos programas, como A hombros de gigantes, El método, La mecánica del caracol y tantos otros que no daría tiempo a nombrar, acabo de añadir desde hace un par de meses a mi lista de imprescindibles a un nuevo programa que me tiene totalmente atrapado y del que me declaro admirador incondicional.

Se trata de Radio Skylabun maravilloso podcast centrado en la temática de la astronomía y la exploración espacial, su ciencia y su tecnología, que viene por si fuera poco cargado de buen humor y repleto de guiños para los amantes de los contenidos aeroespaciales o de otros como la ciencia ficción. Con temas exquisitamente escogidos, normalmente de actualidad, repleto de curiosidades y con un ritmo que engancha, no decae en ningún momento y el tiempo pasa volando. Además tiene una sección final de recomendaciones que ya está haciendo mella en mi escaso tiempo libre.


Lo perpetran los geniales divulgadores canarios - no os perdáis tampoco sus blogs- Víctor Manchado (Pirulo Cósmico), Daniel Marín (Eureka), Kavy Pazos (Mola Saber) y Víctor R. Ruiz (Infoastro), siendo este último quién ejecuta de forma magistral el papel de director de orquesta. 

A fecha de hoy ya hay siete programas grabados que se pueden descargar desde su web o directamente desde Ivoox. Y espero que no decaiga el ritmo semanal de publicaciones, que de momento, parece que se mantiene. 

Creedme, vale mucho la pena dedicar vuestro tiempo a escuchar los últimos programas. Y Dani, Kavy, Víctor Manchado y Víctor Ruiz son capaces con su dominio de la materia y con su contagiosa pasión, de resucitar viejas aficiones o despertar otras nuevas. Palabra de espaciotrastornado. :-)  Espero que lo disfrutéis tanto como yo. 

Hay un lugar en la galaxia... donde se hace una excelente divulgación científica. Y se llama Radio Skylab. 

Mil gracias, amigos. 





jueves, 20 de octubre de 2016

La influencia de la mitología en la ciencia (40ª Parte): Átropos

[Nota inicial: Se puede consultar el resto de entregas de la serie sobre la influencia de la mitología en la ciencia desde este enlace]


Bajorrelieve de Átropos cortando la hebra de la vida

Átropos era la mayor de las Moiras, las tres diosas hijas de Zeus y Temis que asignaban el destino individual de cada mortal en el instante de su nacimiento, tejiendo en ese momento «el hilo de vida» que iba desde el alumbramiento hasta la muerte e incluso en el más allá. En la mitología romana eran conocidas como Parcas y son las Nornas de la mitología nórdica. 

Las hermanas menores de Átropos eran Laquésis (La Repartidora) que medía con una vara la longitud del hilo de la vida y Cloto (La Tejedora), la encargada de hilar la hebra de la vida con una rueca y un huso.

La bella Átropos era la encargada de cortar el hilo o la hebra de la vida con sus tijeras, de ahí que fuera también conocida como La Inflexible o La Inevitable y que los romanos la llamaran Morta.


Plantas venenosas, serpientes, la esfinge de la muerte y un asteroide

La implacable diosa griega inspiró a Carlos Linneo el nombre de Atropa para un género de plantas perteneciente a las solanáceas y cuyo arbusto más conocido es la Atropa belladona o simplemente belladona. Para el gran Ambrose Bierce, y así lo recoge en su Diccionario del diablo, la belladona es: en italiano, una dama hermosa; en inglés, un veneno letal. Un llamativo ejemplo de la identidad esencial de las dos lenguas.

Lo cierto es que a la belladona, cuyo nombre parece estar relacionado con su utilización como dilatador de las pupilas de las damiselas del renacimiento, la encontramos en multitud de referencias relacionadas con el arte, la literatura y la música. Por poner un ejemplo, en Sor Angélica, ópera en un acto del compositor italiano Giacomo Puccini con libreto de Giovacchino Forzano, la protagonista se suicida tras ingerir un brebaje de hierbas venenosas. Ese mortal brebaje lo describen como una mezcla de belladona con otras plantas venenosas como cicuta y laurel cerezo. 


El principio activo que le proporciona la toxicidad a la belladona es la atropina, un alcaloide tropano que actúa como antagonista competitivo del receptor muscarínico de la acetilcolina. Los efectos clínicos derivados de una intoxicación con atropina son parecidos a los del resto de intoxicaciones por alucinógenos: síndrome delirante orgánico con fenómenos de distorsión de los esquemas espacio-temporales, distorsión intensa de percepciones, despersonalización, sinestesias, alucinaciones sensoriales, trastornos postalucinógenos (flashback) Y en altas dosis, la muerte. 


Las Atropoides, «manos de piedra» o «Nauyacas saltadoras» son un género de peligrosas serpientes venenosas pertenecientes a la subfamilia de los crótalos y que podemos encontrar en algunas montañas de América Central. Curiosamente pese a estar consideradas como venenosas su veneno no es tan letal como en otras víboras.


La Acherontia atropos o «esfinge de la muerte» es la mariposa con lo que parece ser una calavera humana en su tórax y que reconocemos en el cartel de la película El silencio de los corderos
Su nombre tiene una doble inspiración mitológica: la del río del inframundo Aqueronte, en donde el barquero Caronte trasladaba a las almas de los difuntos hacia el reino de Hades y la de nuestra protagonista la Moira. 


Finalmente, a Átropos también la encontramos en el nombre de un objeto del cinturón de asteroides, el (273) Atropos, descubierto en marzo de 1988 por el astrónomo austriaco Johann Palisa, gran descubridor de cuerpos menores del Sistema Solar.

NOTA: Esta entrada participa en la LX Edición del Carnaval de Química acogido durante los meses de octubre y noviembre en el recomendable blog coral Pantomaka.