sábado, 11 de febrero de 2017

#DíaMujeryCiencia, una reflexión personal


Hoy se celebra el Día internacional de la mujer y la Niña en la Ciencia, una iniciativa de la Asamblea General de las Naciones Unidas con el fin de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia de las mujeres y las niñas.

Son incontables la cantidad de actos, actividades y publicaciones, tanto oficiales como espontáneas, que estamos viendo durante estos días en medios de comunicación, redes sociales, museos, asociaciones y un largo etcétera. Todas son pocas, en mi opinión, y el esfuerzo debe ser constante. Desde aquí mi apoyo pleno a esta reivindicación. 

Pero de todas ellas quiero destacar hoy una en particular. Ayer, ese gran -el MEJOR- divulgador que tenemos en nuestro pequeño punto azul pálido, escribió como solo él sabe hacer, su personal aportación a este día tan especial. 

Leed su post, si no lo habéis hecho ya, y dedicad unos minutos a buscar los detalles que hay en él: sus palabras, tan directas y emotivas, el encabezado del blog modificado y por supuesto las fotos del laboratorio... Unas fotos donde las sonrisas de su hija Ruth se transforman en la confirmación del trabajo bien hecho, la recompensa al esfuerzo diario de luchar por un ideal de igualdad, por dejar un mundo mejor del que nos hemos encontrado donde la responsabilidad y el compromiso de los que creemos que poco a poco nos libraremos de discriminaciones y prejuicios, es posible. Gracias por el ejemplo.

Estos pequeños gestos diarios pueden parecernos anecdóticos o que tal vez caerán en un saco roto. No sé lo qué nos vendrá en el futuro pero lo que sí que sé es que si se quiere hacer una tarta de manzana partiendo de cero...



¡Bravo, Jose! ¡Bravo, Ruty! ¡Y feliz #DíaMujeryCiencia!

______________________

Bonus 1:


Bonus 2: ¿Por qué tengo un blog? ['Ese punto azul pálido' cumple un año]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada