martes, 13 de septiembre de 2011

La influencia de la mitología en la ciencia (9ª Parte): Urano

Urano, il castrato
¡Zas! | Fuente: Wikimedia

Los dioses griegos no se andaban por las ramas y cortaban por lo sano sus disputas. En la mitología griega, al contrario que en otras mitologías, no nos encontramos con un universo de bondad, caridad y amor fraterno. No, precisamente nos encontramos con todo lo contrario: disputas, asesinatos, conspiraciones, infidelidades, traiciones, mutilaciones... Algo más parecido al mundo real. 

Para los antiguos griegos la diosa de la madre tierra (Terra mater para los romanos) era la generosa y fecunda Gea, conocida como "la del amplio pecho" según Hesíodo. Con esos atributos extraña un poco que Gea "sin mediar el grato comercio", como dijo el agudo de Hesíodo, engendrara a su primogénito Urano, el poderoso dios del firmamento.

De la unión de Gea con Urano nacieron muchos vástagos: los Titanes -Océano, Ceo, Crío, Hiperión, Japeto y Crono- y las Titánides -Tía, Temis, Mnemósine, Febe, Tetis y Rea-, además de Cíclopes, Hecatónquiros... una familia numerosa digna de elogio y difícil de mantener hasta para un dios. Urano, temeroso de que tanta prole le arrebatara el poder cuando crecieran, obligaba a su madresposa Gea a que mantuviera a todos sus hijos en las entrañas de la tierra sin que pudieran ver la luz, encadenados sin esperanza en la negra caverna de Tártaro


Gea estaba muy cansada y harta de la tiranía que su maridohijo le imponía. Hablo con Crono (Saturno), el pequeñín de los Titanes, y le convenció para que se rebelara contra su padre. Gea tenía ya preparada su cruel venganza, quizá la peor imaginable. Armó a Crono con una hoz afilada, lo condujo a los aposentos donde descansaba un desprevenido Urano, y aquel imponente y esplandoroso dios que se acostó como un machote... se despertó cual inesperado castrato. 


Los detalles sobre lo que hizo después Crono con las miserias de su padre, el nacimiento de Afrodita, la carrera artística de Urano como cantante de ópera y todo lo demás, lo dejaremos para otro día, porque bastante mal cuerpo nos ha dejado ya esta historia.

Así en el cielo como en la tierra 

Según la mitología griega, Gea y Urano surgieron del Caos, ese ente primordial tan inescrutable e insondable que existía antes de los dioses y sus fuerzas elementales.
Gea en griego antiguo significa "suelo" o "tierra" y Urano se corresponde con "cielo" o "firmamento". Cielo y tierra, la composición del universo surgida del caos inicial.



A la ciencia que estudia la tierra la llamamos Geología, a la que la mide Geometría y a la que la describe Geografía. Pero ¿Cómo llamamos a la ciencia que estudia el cielo? Bueno, nosotros Astronomía, pero en otros idiomas, como el inglés, hay términos relacionados con la astronomía que derivan de la palabra Urano como es uranography, o en portugués uranografía. Una destacada influencia.


Urano desde la Voyager 2 (1986) | Fuente: NASA


El planeta Urano es el séptimo del Sistema Solar, el tercero en tamaño, y el cuarto en cuanto a masa se refiere. Pese a ser detectable a simple vista en el cielo nocturno, no fue catalogado como planeta por los astrónomos de la antigüedad debido a su escasa luminosidad y a la lentitud de su órbita. Fue en 1781 cuando William Herschel, un astrónomo inglés de origen alemán, empleando un telecopio reflector de 152 mm construido por él mismo descubrió un nuevo objeto -que en principio creyó que era un cometa- situado en una posición más lejana a las conocidas hasta entonces. Los planetas conocidos hasta las observaciones de Herschel en 1781 eran unos objetos observables en el cielo a simple vista y descubiertos desde la antiguedad. 

Sin embargo, el nuevo planeta que encontró Herschel era un objeto de una intensidad muy débil y aunque puede verse a simple vista, nadie lo había considerado como un planeta.
Confirmada la naturaleza del objeto, Herschel propuso el  nombre de Georgium Sidus (el equivalente latino de «estrella de Jorge») para el nuevo planeta en honor al entonces rey de Inglaterra Jorge III. Y así se siguió llamando hasta 1850 en Gran Bretaña.


Pero la comunidad científica de la época no estuvo de acuerdo con un nombre tan localista y complaciente. En consecuencia, y buscando una alternativa más lírica y que no desentonara con el resto de los nombres de astros y planetas, el astrónomo alemán Johann Elert Bode fue quien propuso para el nuevo planeta el nombre de Urano, el nombre del padre de Cronos (Saturno), con el argumento de que ya que Saturno era el padre de Júpiter (Zeus), la consecuencia más razonable sería que el nuevo planeta descubierto fuera nombrado como el padre de Saturno (Cronos). Y así quedó.

Pocos años después, en 1789, el químico alemán considerado como el padre de la química analítica Martin Klaproth, descubrió un nuevo metal. Los alquimistas de la Edad Media bautizaban algunos de los metales con los que  trabajaban con nombres de planetas del cielo. Y de esta manera, un nostágico de aquellos tiempos como Klaproth consideró que debía poner al nuevo metal el nombre del nuevo planeta, por lo que lo bautizó como uranium (uranio). 

Uranio producido durante el Proyecto Manhattan | Fuente: Wikimedia

El uranio es un elemento químico radiactivo de color blanco plateado, de la serie de los actínidos, cuyo símbolo químico es U y su número atómico es 92. Es un metal pesado, dúctil, maleable, muy tóxico y fácilmente inflamable. Abunda en la naturaleza, en la que se encuentra disperso, pero principalmente lo encontramos en los minerales pechblenda y carnotita. En la actualidad, la principal aplicación del uranio es como combustible en la industria nuclear, aunque en el recuerdo siempre nos quedará asociarlo a la iname historia de la bomba atómica y la escala bélica nuclear.

Y ya que a Klaproth la inspiración con el uranio le vino del cielo, en 1798 y tras aislar a otro metal (descubierto en 1792 por Franz Müller Von Reichenstein), pensó en compensar de alguna manera su elección anterior. El nuevo elemento se llamaría telurium (telurio), nombre derivado de tellus (tierra).
_______

NOTA: Esta entrada es mi primera participación en el VII Carnaval de la Química, que en esta edición acoge generosamente el Blog Feelsynapsis”.

10 comentarios:

  1. Lo siento por Urano...me refiero al dios, claro.

    Cuando tenga un ratillo y esta Luna nueva se vaya trataré de localizar a Urano.

    Un gran post.

    ResponderEliminar
  2. Una entrada de lo más interesante. Creo que comenté en una ocasión el lío que tuvo Herschel para bautizar a su descubrimiento: Si no tuviera ya suficientes problemas con los astrónomos que querían llamarlo Urano en vez de Georgium Sidus, había además unos cuantos que querían llamar al planeta Herschel como homenaje al descubridor, evidentemente. La verdad es que a mí el nombre que más me gusta es Urano, pero habría que imaginar la frustración de Herschel al ver que había tanta gente que no le dejaba en paz con su descubrimiento...

    PD: Menuda carcajada con lo de "la carrera artística de Urano como cantante de ópera". Buenísimo XD

    ResponderEliminar
  3. Interesantísima entrada, Dani!

    Me paso tarde por ella, pero me paso :P

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. @Paloma Polaca @Cendrero @Darksapiens: Gracias, amigos.

    Cendrero, menos mal que al final hubo un criterio para nombrar a los planetas. No me imagino un nombre como Herschel entre Saturno y Neptuno :P

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Bueno creo que la mitoliogia siempre estara ligada con la ciencia, ya que la ciencia siempre intentara comprobar o refutar lo que la mitologia dice...

    ResponderEliminar
  6. Una entrada excelente Dani. Cada vez me gustan mas las series sobre mitologia que publicas.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. bueno creo que los engaños las traiciones los asesinatos y todo lo demas es lo que ha hecho tan famosa a la mitología griega..

    ResponderEliminar
  8. Una precisión: Urano no es un elemento radiactivo, lo son sus isótopos. La propiedad radiactividad esta asociada al isótopo.

    ResponderEliminar
  9. Una precisión: Urano no es un elemento radiactivo, lo son sus isótopos. La propiedad radiactividad esta asociada al isótopo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola terencium

      El uranio es levemente radiactivo y efectivamente sus isótopos lo son en mayor grado.

      Gracias por la precisión

      Saludos

      Eliminar