jueves, 13 de noviembre de 2014

Gastronomía en el límite (V): Coprinus atramentarius [Bonus: La muerte de Keith Moon]

Todas las setas son comestibles. Todas...

... lo que ocurre es que algunas solo se pueden comer la primera vez. :-P



Vale. No huyáis todavía. Chascarrillos aparte hoy hablaremos de un hongo que puede comerse las veces que te dé la gana sin que produzca ningún efecto tóxico adverso. 
Bueno, eso no es del todo cierto porque si bebes alcohol después de consumirlo, aunque sea en poca cantidad, te puedes poner muy malito.


Nunca lo mezcles con alcohol | Fuente

El Coprinus atramentarius o Coprinopsis atramentaria (también conocido como Ink Cap) es un hongo totalmente comestible y de cierto valor gastronómico. El problema viene cuando se mezcla con alcohol. Y no me refiero aquí a esa otra situación que algunos hemos vivido donde tras tomarte catorce copazos te pides al final de la noche una cerveza y le echas la culpa de la resaca a la mezcla del final.

No. No se trata de eso. Si consumimos un suculento plato de Coprinus atramentarius e ingerimos alcohol durante la comida, o hasta varias horas después y que pueden llegar a un par de días, podemos padecer una sintomatología que incluye náuseas, vómitos, cefaleas, hormigueo, taquicardia y otros síntomas muy parecidos a la clásica intoxicación con setas. 

Pero se trata de una intoxicación con setas producida por la acción de un tóxico. Es otra cosa y necesitaremos la ayuda de un poco de bioquímica para explicarlo.

Cuando ingerimos una bebida alcohólica, y tras su absorción en estómago e intestino, el etanol que contiene pasa a la sangre y llega a nuestro hígado para su metabolismo. Allí el etanol se convierte en acetaldehído mediante el concurso de una enzima (¿prodigiosa? ¡y tanto!) llamada alcohol deshidrogenasa (ADH) y ese acetaldehido se convierte en ácido acético ayudado por otra enzima llamada aldehído deshidrogenasa (ALDH). 










La Coprinopsis atramentaria contiene coprina, una sustancia química que cuando se hidroliza libera 1-aminociclopropanol, y es este último compuesto el que bloquea el mecanismo oxidativo del etanol, inhibiendo la acción de la aldehído deshidrogenasa (ALDH) con la consiguiente acumulación de acetaldehído.




Y es esta acumulación de acetaldehído, en su acción como tóxico, la que produce los efectos tan desagradables que hemos descrito antes.

Curioso, ¿verdad? ¿Se os ocurre alguna utilidad? Pues sí, cuando se descubrió el efecto de este hongo se llegó a pensar en utilizarlo como principio activo para un fármaco que ayudara a los enfermos de alcoholismo pero al final prevalecieron otros que ofrecían más persistencia y menor toxicidad como el disulfiram

Bonus musical:

Keith Moon, el gran Keith Moon, fue el batería de The Who desde 1964 hasta su muerte el 6 de septiembre 1978. Esa noche, tras cenar con Paul y Linda McCartney, regresó a su casa y se tomó 32 pastillas de Clometiazol, un fármaco que se prescribe para mitigar el síndrome de abstinencia alcohólica. Fue una sobredosis en toda regla pero, al igual que la coprina o el disulfiram, este tipo de sustancias nunca deben mezclarse con alcohol. No se sabe con certeza si había bebido en exceso esa noche pero el día antes de morir aparece algo trastornado en esta entrevista. Una pena.



Moon fue incinerado días después de morir y en el lugar donde se esparcieron sus cenizas existe una placa conmemorativa con la frase «There is no substitute» (empleando substitute como homenaje a un tema del grupo). Nos dejó su talento como podéis comprobar con este temazo.


¡Viva el rock! 



Más información:

http://es.wikipedia.org/wiki/Disulfiram

http://es.wikipedia.org/wiki/Resaca

https://blogdeunbioquimico.wordpress.com/2013/08/18/que-ocurre-cuando-se-ingiere-alcohol/

http://pubs.acs.org/doi/abs/10.1021/bi00570a006

http://es.wikipedia.org/wiki/Keith_Moon


_____

NOTA: Esta entrada participa en el XLI Carnaval de Química alojado durante el mes de noviembre en el blog cienciaonline.com

17 comentarios:

  1. GENIAL!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Entre tu post de la muerte de Bonham y este bonus de Moon, y Rock in science, te nombro genio de la puta divulgación científica para neófitos.

    ¡Viva el rock! ¡Y a la mierda los premios ñonas y pedantes!

    ABAJO EL POSTUREO. VIVA TU BLOG

    ResponderEliminar
  2. Me lo has quitado de la boca, estaba resonando en mi cabeza "efecto antabúuuuus, efecto antabúuuus, disulfiraaaaam" :) Me ha encantado, esto da para un capítulo de una serie de médicos, pena que Dr House ya terminara, hubiera sido un puntazo :)

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Me alegro mucho, Paco. Un honor viniendo de ti.
      Gracias :-)

      Eliminar
  4. Me has dado en la fibra sensible con Keith Moon, un puñetero genio. Ahí van dos extra bonus más:

    Happy Jack (a partir del primer minuto, cuando el cámara se da cuenta quién la está liando de verdad)

    http://youtu.be/52_8KaL0j_8

    Water (por la forma brutal que entra la batería después de la intro, y porque es un temazo)

    http://youtu.be/zjtHi7m45FY

    Muy buena la serie, por cierto, ;-)

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí que son un par de bonus buenos

      Gracias :-)

      Eliminar
  5. Si la coprina inhibe el mecanismo oxidativo del etanol, esto es, inhibe a la alcohol deshidrogenasa, ¿cómo es que se acumula acetaldehído, que es el producto de la ADH+etanol? ¿No debería acumularse el etanol?

    ResponderEliminar
  6. Vale, es que la coprina inhibe la oxidación del acetaldehído, no del etanol: inhibe a la acetaldehído deshidrogenasa, no a la alcohol deshidrogenasa.

    Muy interesante el artículo.

    Saudos.

    ResponderEliminar
  7. Hay un pequeño error en la explicación, la coprina inhibe la acción de la ALDH y no de la ADH. Por eso lo que se acumula es el acetaldehído y no el etanol. Por lo demás, muy interesante

    ResponderEliminar
  8. Segun la descripcion del video, no muere la noche siguiente a la entrevista sino un mes despues:

    It was broadcast live on the morning of August 7, 1978, exactly one month before Moon’s death from a drug overdose at the age of 32.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Vicente. Lo corrijo.
      Gracias :-)

      Eliminar