sábado, 5 de julio de 2014

La influencia de la mitología en la ciencia (16ª Parte): Plutón



El origen de las estaciones


En la mitología romana Plutón era el dios del inframundo. Su equivalente griego era el temible Hades y no debemos confundirlo con Pluto, el dios griego de la riqueza y la abundancia.

Plutón era hijo de Saturno y Ops, la diosa de la fertilidad, y tenía su morada en el centro del mismísimo Tártaro. Algo parecido a un resort de esos tan de moda y modernos que se construyeron en medio de secarrales y a 30 kilómetros de playas y pueblos con supermercado. A Plutón se le consideraba un dios inflexible pero justo. El mito más conocido de Plutón es el rapto de Proserpina (Perséfone). Mientras la bella Proserpina se encontraba recogiendo flores con sus amigas en un prado, la tierra se abrió ante ella y apareció súbitamente el malvado Plutón, que la raptó para convertirla en su consorte en el inframundo. La madre de Proserpina y diosa de los cereales, Ceres, la buscó durante días por todo el mundo y en su camino prohibió a la tierra que pisaba que siguiera creciendo. Durante ese año no creció ni una mala hierba siquiera y comenzó una hambruna que solo terminó cuando Júpiter envió a Mercurio para que convenciera a Plutón de que la liberara. Antes de dejarla marchar, Plutón obligó a Proserpina a ingerir seis semillas de granada que obraron el mágico efecto que la obligaba a vivir seis meses con él y seis meses en su hogar junto a su madre.

Y así, cuando Proserpina volvía con su marido al inframundo, en otoño, las hojas caían y el paisaje era triste, y cuando volvía a su hogar, en primavera, florecerían los campos y la tierra se volvía fértil y esplendorosa de nuevo, como muestra de la alegría de Ceres al recibir a su hija.


El planeta que dejó de serlo y un elemento con mala reputación

El 18 de febrero de 1930, en el Observatorio Lowell en Flagstaff (Arizona), el astrónomo norteamericano Clyde William Tombaugh descubrió un nuevo y lejano objeto más allá de la órbita de Neptuno. Desde el momento en que se descubrió fue considerado como el noveno y último planeta del Sistema Solar por la Unión Astronómica Internacional y por la opinión pública, hasta que en 2006 se le arrebató ese honor dejándolo en lo que actualmente es hoy en día, un planeta enano.

Cuando se descubrió este nuevo objeto, la noticia corrió por todo el mundo y los aficionados a la astronomía esperaron con ansia el bautizo planetario. El nombre de Plutón fue propuesto por Venetia Burney, una niña de 11 años de Oxford muy aficionada a la mitología clásica. Venetia sugirió el nombre de Plutón a su abuelo, un bibliotecario jubilado de la universidad de Oxford que a su vez lo trasladó a su amigo, el astrónomo Herbert Hall Turner, y fue este último quién hizo llegar la propuesta al Observatorio Lowell.

Entre los nombres propuestos: Minerva, Cronos y Plutón, este último recibió todos los votos. Así, el 1 de mayo de 1930 se anunció oficialmente el nombre del nuevo planeta y Venetia Burney recibió 5 libras de la época por parte de su abuelo como recompensa.

Recreación artística de la New Horizons en la proximidades
de Plutón | Fuente: NASA

Según los astrónomos del Observatorio Lowell, la propuesta del nombre de Plutón gustó especialmente porque las dos primeras letras se correspondían con las iniciales de Percival Lowell, fundador del Observatorio donde se descubrió, y también porque el símbolo astronómico era un monograma de las letras PL.

En 1934, el físico Enrico Fermi y su equipo de la universidad de Roma anunciaron el descubrimiento de un nuevo elemento químico que ocuparía la posición 94 en la tabla periódica. En realidad la muestra que presentó Fermi se trataba de una mezcla de varios elementos como bario y kriptón, pero en aquella época no se conocía aún la fisión nuclear y de ahí la confusión.

El descubrimiento del nuevo elemento químico se gestó en 1940 en los Laboratorios Cavendish de la mano de Egon Bretscher y Norman Feather y fue confirmado de forma independiente en el Berkeley Lab ese mismo año.

El físico de origen ruso Nicholas Kemmer, y colaborador de Bretscher y Feather en Cambridge, fue quién había propuesto el nombre de neptunio (en referencia al planeta Neptuno) para el elemento 93 y continuar con plutonio (por el planeta Plutón) para el de número atómico 94. Esta historia es muy curiosa porque al otro lado del charco, en el ciclotrón de Berkeley, Edwin McMillan y Phillip Abelson habían sugerido los mismos nombres al mismo tiempo y por el mismo motivo.

Pero fue el 14 de diciembre de 1940 cuando el plutonio fue aislado por primera vez. Y poco después, el 23 de febrero de 1941, identificado químicamente por Glenn T. Seaborg y su equipo en California. 

El plutonio como elemento químico tiene una inmerecida mala reputación, pero os dejaré con mis amigos de Periodic Videos que nos lo explicarán mejor. :-)



Puedes leer todos los artículos de esta serie sobre La influencia de la mitología en la ciencia desde aquí.

NOTA: Esta entrada participa en el XXXVII Carnaval de la Química (Edición Rb)  alojado durante este mes en el recomendable blog  “ISQCH – Moléculas a reacción”



11 comentarios:

  1. Es un artículo magnífico, Dani.
    Instructivo, ameno, bien escrito ¡quiero más!
    Abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo.

      Habrá más. Por supuesto :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Me encanta esta serie, y en general las entradas de la "tercera cultura" donde se mezclan humanidades (o letras) y ciencia...

    Fantástica entrada :)

    ResponderEliminar
  3. Dime que Pluto, el perro gilipollas de Disney no está implicado en este magnífico post...

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Paloma Higuera 1ºA

    Pienso que este artículo de este blog es bastante interesante. Trata sobre como y porque pusieron el nombre de Plutón a ese planeta enano y el paso de las estaciones con una explicación desde la perspectiva de la mitología. El paso de las estaciones del año según la mitología lo relaciona con dioses y diosas romanas y griegas. Es interesante ya que coincide con las estaciones y lo que sucede en esa historia,es una forma bonita de ver de ese modo el paso del tiempo. Luego nos habla del planeta enano (Plutón) que cuando lo descubrieron, una niña de 11 años eligió ese nombre que después se elegiría entre los 3 nombres que había.También habla sobre el descubrimiento de un nuevo elemento químico que descolocaría una vez más la tabla periódica, el plutonio

    Recomiendo leer este artículo,es muy explicativo y se entiende muy bien.

    ResponderEliminar
  7. Plutón ya no es planeta como lo indicó Neil Degrasse Tyson

    ResponderEliminar