miércoles, 3 de octubre de 2012

La influencia de la mitología en la ciencia (11ª Parte): Morfeo

Morfeo (Sueño) | The Sandman, Neil Gaiman

El dios de los sueños
Hijo de Hipnos, Morfeo fue el más célebre de los mil Oniros. Era el encargado de inducir los sueños a los mortales durmientes. Unos sueños que se gestaban en el oscuro Érebo y eran enviados desde una caverna con dos puertas: una hecha de tibio cuerno para los sueños verdaderos y otra de brillante marfil para los sueños falsos.

Un opiáceo, la ciencia de la forma y una nave espacial
La morfina es el alcaloide principal del opio, del grupo fenantreno-isoquinolítico y fórmula C17H19NO3. Es un sólido blanco, de aspecto cristalino y sabor amargo. En forma de sales se emplea en medicina como analgésico y narcótico. La morfina fue aislada del opio por primera vez en 1804 por el químico alemán Friedrich Wilhelm Adam Sertürner, quien la bautizó en honor del dios de los sueños, debido a los efectos que producía. La estructura molecular de la morfina fue resuelta en 1925 por Robert Robinson y hubo que esperar hasta 1952 para la síntesis total de la misma. Una síntesis que corrió a cargo de Gates. A continuación podemos apreciar la belleza de la reacción de Diels-Alder (mi favorita) en el contexto de una síntesis total:


Fuente

En Biología, la morfología (del griego μορφή, Morphé = forma y λόγος, logos = estudio) es una disciplina que se ocupa del estudio de la forma y estructura de los organismos y sus características estructurales específicas. Como concepto biológico su desarrollo se debe al escritor alemán Johann Wolfgang von Goethe con la publicación del libro Versuch die Metamorphose der Pflanzen zu erklären en 1790.

Morpheus (Morfeo) es también el nombre de un prototipo de vehículo que la NASA está probando y que dispone de un interesante combinación propelente: oxígeno líquido y metano. Sí, metano, con las implicaciones que podría tener disponer del mismo en Marte, por decir algo. De hecho en la Estación Espacial Internacional se generan alrededor de 500 Kg de metano cada año, suficientes para llenar el módulo de aterrizaje Morfeo.
Fuente

De momento es un proyecto que está en fase de desarrollo pero quizá algún día veamos esta tecnología posándose en algún asteroide o planeta.
Aunque como podemos comprobar en el vídeo (min. 6) que aparece en este enlace, habrá que esperar. Es el duro camino del progreso, no todo sale bien a la primera. 

_____________
Puedes leer el resto de artículos de esta serie desde aquí.

6 comentarios:

  1. Me encanta esta serie, anda que no se aprende ciencia con este tipo de anécdotas. A veces los nombres de sustancias o moléculas parecen arbitrarios, pero no está de más detenerse a buscar su significado y luego son más fáciles de recordar y sobretodo pueden dar pistas de alguna de sus propiedades.

    Mira que he pinchado en el enlace pensando en Sandman, ha sido un puntazo que lo pusieses al principio del post. Un tío con clase, sí señor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Dr. Litos.
      El que tiene clase es Sandman ;)

      Salud!

      Eliminar
  2. He descubierto ahora esta serie, en la entrega 11... :P ahora tengo un poco de lectura que hacer :)
    Hace unos meses hice un breve repaso por la mitología en los experimentos de física de partículas, aunque es no es detallado como los que haces.

    http://lahoracero.org/experimentos-mitologicos/

    ResponderEliminar
  3. Gran post de una gran serie que echaba de menos.
    Quiero más!!
    Jose (Scientia)

    ResponderEliminar
  4. Que buena publicación, un gran trabajo. Un saludo.

    ResponderEliminar